Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Octubre 18, 2011

• México del Norte • Más pronto cae Calderón…

Así, exactamente, sin una coma más y sin un acento menos, Felipe Calderón Hinojosa, residente de una cosa conocida como Los Pinos en México, declaró a la cadena de televisión CBS: “La tasa de inmigrantes mexicanos que entra a Estados Unidos se está aproximando a cero”. Esa tal “aproximación a cero”, arguyó el señor, se debe ni más ni menos que “a los esfuerzos que está haciendo el gobierno. Estamos haciendo lo que nos corresponde, hay muchas nuevas condiciones, como la mejora de las oportunidades sociales para los jóvenes: escuelas, hospitales y oportunidades de trabajo”.

Me sonó medio raro desde el principio, porque la mejora de los hospitales, por ejemplo, no creo que tenga que ver con la tasa de inmigración mexicana hacia gringolandia, y a la mejor es que se escapó la palabrita entre dos, cosa que sucede frecuentemente con los políticos cuando no sabes exactamente lo que están diciendo.

Lo mismo con lo de las escuelas, que no se me hace que sean el motivo principal de los jóvenes para emigrar, excepto tal vez para algunos becados de CONACYT, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que da becas para postgrados, maestría y doctorados.

Lo único lógico sería lo de las oportunidades de trabajo. Dijo Calderón que “el año pasado México generó más de 800,000 nuevos empleos”. Curioso, porque su Secretario del Trabajo, Javier Lozano, declaró hace un par de meses que “México podría registrar un incremento neto en el 2011 de alrededor de 600,000 nuevos puestos de trabajo en la economía formal”. Será que los otros 200,000 empleos estarán en el sector informal, de payasitos y tragafuegos en las esquinas.

Nomás que toda esa perorata la echó para atrás otra cifra, una publicada por el periódico gringo The New York Times.

“El número de indocumentados deportados desde Estados Unidos y que regresan a este país desde México ha aumentado, debido a que muchos consideran que su hogar se encuentra ya en territorio estadounidense”, publicó el diario.

Bautizando esta tendencia como el “inmigrante yo-yo”, dice el periódico que “los albergues ubicados en la frontera de México con Estados Unidos no están llenos de recién llegados sino de experimentados viajeros que asumen grandes riesgos para regresar con sus familias, al país que consideran su hogar”. Y sigue: “el 56% de los arrestos en la frontera en 2010 involucró a personas que ya habían sido previamente capturadas, mientras que el porcentaje era de 44% en 2005”. Finalmente, “ha aumentado en los últimos años el número de deportados de Estados Unidos de personas que ya habían sido expulsadas del país”.

Para mí que la cosa se cae de la mata. El “cero” de Calderón ha de estar calculado sobre la base de que los deportados que regresan no cuentan. Como no estaban antes en México, sino en el gabacho, pues no hay que contarlos. Uno menos uno, igual a “cero”.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces