Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Octubre 7, 2014

Dejar de fumar no es imposible

El hecho de que las tiendas de CVS hayan decidido finalmente detener la venta de cigarrillos es, sin lugar a dudas, una buena noticia. Actos de este nivel demuestran que, poco a poco, la sociedad avanza en lo que a la salud de las comunidades se refiere.

Obviamente, aquel que quiera fumar, fumará. Siguen siendo muchos los lugares donde los fumadores encuentran cigarrillos. Pero el hecho de que cada vez se genere más conciencia sobre las consecuencias del vicio no debe pasar desapercibido.

Para nadie es fácil dejar de fumar. El tabaquismo causa la muerte de miles de personas y, sin embargo, dejar el vicio es una de las metas más complicadas para cualquier ser humano.

No obstante, es necesario hacerlo. Los componentes del cigarrillo afectan la salud de forma demasiado drástica. De acuerdo con información publicada por los Centros de Control de Enfermedades (CDC) el tabaquismo es la causa principal de cáncer de pulmón. Además, es claro que el fumar también puede causar otros tipos de cáncer.

La nicotina hace que el corazón trabaje más rápido. El cigarrillo también provoca un bloqueo de las arterias del corazón, ocasionando ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Por si fuera poco, el fumar origina enfermedades pulmonares, como la bronquitis crónica y el enfisema. Estas enfermedades disminuyen la cantidad de oxígeno que el cuerpo recibe porque la respiración se hace más difícil.

Todo ello sin contar con la forma drástica en que la nicotina afecta los dientes y las encías, o las consecuencias que puede producir en las mujeres embarazadas, las cuales pueden sufrir abortos espontáneos.

La nicotina, además, dificulta la digestión, generando úlceras en el estómago y mucha acidez después de comer.

Pero lo cierto es que dejar de fumar es posible y nunca es tarde para empezar.

Yo lo logré. Fue un proceso de más de cuatro años en los que fui disminuyendo de forma paulatina el consumo. Es decir, que de fumar en promedio dos paquetes de cigarrillos diarios, pase a uno y después a 4 o 3 cigarrillos por día.

En su momento me reté a mí misma en esta columna y por eso hoy – después de muchos meses – me complace contar que lo logré y que ya no disfruto para nada del acto de fumarme un cigarrillo. No fue fácil, pero tampoco imposible. Por eso estoy segura que usted también lo puede lograr.

Si bien es cierto que el vicio es difícil de superar debido a la nicotina, una droga que produce una dependencia tan fuerte como la heroína o la cocaína; también es verdad que dejarlo atrás no es imposible. Es difícil, sí, pero no imposible.

Para recibir ayuda en su proceso puede llamar al 1-800-784-8669 o al 1-800-332-8615, donde encontrará apoyo gratuito de consejeros experimentados, un plan personalizado para dejar de fumar, materiales de autoayuda, lo último en información sobre medicamentos para la cesación del tabaquismo y más. Usted decide.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces