Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Octubre 4, 2016.

La Columna • El llamado de la naturaleza

Es común afirmar que los latinos tenemos una inclinación natural por la preservación de la naturaleza y por la participación en actividades recreativas al aire libre. Y es verdad. Los hispanos hemos tenido desde tiempos ancestrales una conexión especial con el medioambiente, producto de nuestras creencias, tradiciones y cultura.

Encuestas realizadas en Estados Unidos confirman que los latinos viajamos al extranjero cargados con esas tradiciones en el equipaje, aun cuando una proporción de nosotros no tenga las herramientas, los recursos o el conocimiento para realizar un involucramiento más activo en la conservación ambiental.

Por ejemplo, un 85 por ciento de los latinos que residen en Estados Unidos cree que es “extremadamente importante” reducir la polución y utilizar fuentes alternas de energía, como la solar y eólica, además de promover esfuerzos para la preservación del agua, según un sondeo realizado por Latino Decisions.

Es también revelador que 8 de cada 10 latinos consideran sumamente importante proteger la vida silvestre de Estados Unidos, las tierras públicas y las especies en peligro de extinción. Una proporción similar apoya el establecimiento de estándares nacionales para el aire limpio, la prevención del calentamiento global y el cambio climático.

Por eso me surge el interrogante de si los latinos estamos ejerciendo, usando, aprovechando, gozando los parques y bosques nacionales en una manera no sólo que refleje nuestras raíces y nuestros valores, sino que permita trasmitir esos valores a nuestros hijos, en momentos en que el uso de las tecnologías y las redes sociales parece alejarlos de los espacios abiertos.

Es una reflexión que surge con motivo de la conmemoración del Día Nacional de Tierras Públicas el pasado 24 de septiembre, que por cierto representan una tercera parte del territorio nacional.

El lema de la campaña no sólo es acertado, sino más oportuno que nunca en esta era digital: reconectar con la naturaleza, descubriendo un bosque cerca de nosotros, un sendero, una playa, un paraje especial capaz de convertirse en un recuerdo para toda la vida.

Me hace recordar las palabras de una experta en medicina tradicional, Toñita González, quien rememoraba una canción típica mexicana que describe a la perfección la filosofía de que todos somos una unidad de vida y que el ser humano no se explica separado de la naturaleza: “Tierra es mi cuerpo, agua es mi sangre, viento es mi aliento y fuego mi espíritu”.

Esa canción refleja un compromiso profundo con la naturaleza: la idea elemental de que las tierras están bajo nuestra responsabilidad.

El Día Nacional de Tierras Públicas es siempre una inmejorable oportunidad de conectarnos y reconectarnos como familias con los bosques, parques y espacios naturales no sólo con fines recreativos, educativos o de salud, sino para renovar las más profundas de nuestras tradiciones y transmitirlas a nuestros hijos.

Para buscar actividades en un bosque o parque nacional cerca de ti por código postal, visita:

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces