Cuando se acerca la época de festividades me siento muy afortunada de estar en este pais donde la gente es tan bondadosa y generosa.. Veo a la gente común salirse de su camino para acomodar en sus horarios y presupuestos a aquellos menos afortunados.

De otra parte, también me desanima mucho ver de nuevo como los medios de comunicación comercial juegan con estos buenos sentimientos. La publicidad en todo sitio invita a gastar y gastar, las rezones para hacerlo son muchas.

- La economía esta bien (o mal), no importa cómo pero si usted gasta a otra gente le irá mejor.

- Las amenazas del terrorismo se esfumarán si usted gasta, porque eso les demostrará que no estamos asustados. (O será que les estamos demostrando que continuamos viviendo en el lujo sin entender de que se quejan?)

La época de días festivos es una época para dar, por lo tanto trabajar más, para comprar más, para hacer felices a otros.(No importa si nos excedemos en los gastos, después de todo el crédito está allí para mantenernos esclavizados por tantos años como queramos vivir para pagar).

Después de hacernos cargo de los nuestros, debemos gastar aunque sea un poquito en otros. (Pueden ser $10 para adoptar una familia, patrocinar un niño, o darle una comida a un pobre en el día de Acción de Gracias o la Navidad).

Sin embargo la gente necesitada no saldrá de sus problemas con una canasta. Aun si usted paga la cuenta de la calefacción de alguien, eso no será suficiente.

Entonces, Qué es lo que se debe hacer?

Yo repetiré una vez más que en los Estados Unidos existe la gente más bella, generosa y bondadosa, pero si la gente no cambia los sistemas que empobrecen a otros, la caridad no puide cuidar por siempre de la vida de las gentes.

La persona necesita tener su dignidad para poder ser un miembro útil de la sociedad. Necesitan empleo, vivienda, educación y cuidado de salud por derecho propio. Las personas necesitan sentir que su voz es tan válida como la voz de cualquier rico.

Los individuos necesitan sentirse importantes y no una cifra estadistica, o un proyecto, sino una persona de valor porque todos hemos sido creados iguales.

Durante los dias festivos animo a los empleadores a pensar profundamente de donde provienen sus ganancias y en lugar de una fiesta navideña que solo les sirve a ellos, deben pagar salarios justos a sus trabajadores. Los trabajadores no están pidiendo limosna. Ellos desean más tiempo para pasar con sus familias y poder gozar de algunos de los beneficios que hoy en día, en su mayoría, solo llegan a la mesa de los dueños.La gente tiene necesidades los 365 días del año, no solo en las festividades. Dar un regalo una vez al año no les compensa de las muchas cosas de las que carecen, tal vcez se calma la conciencia del dador, pero no cambia la situación del que recibe.

Estoy agradecida con Dios, de poder hablar de estas cosas antes de las festividades. Me alegro que mucha gente aquí no esté pasando hambre, desesperación y el temor que otros sufren en otros paises, por sufrir mucha violencia e incluso guerras.

Estoy agradecida con Dios por darnos esta oportunidad de escuchar las voces de muchos trabajadores documentados o no, de muchos paises, que nos dicen como su forma de vida se ha visto afectada por nuestra forma de vida.

Estoy agradecida con Dios porque El continúa dándonos la oportunidad de cambiar.

Feliz Día de Acción de Gracias para todos!