Fuerte explosión de rayos X de la tormenta solar

Una fuerte explosión de rayos X registrada en el Sol lanzó una violenta eyección de plasma solar en dirección hacia la Tierra, anunciando auroras boreales y perturbaciones en las comunicaciones radiales.

Según confirmó el centro alemán de investigaciones de la Tierra en Potsdam, la tercera mayor explosión de rayos X registrada hasta ahora desde 1976, llegó ya a la Tierra, perturbando fuertemente el campo magnético terrestre.

Por razones de seguridad, las autoridades aeronáuticas alemanas restringieron en diez por ciento los vuelos sobre el espacio aéreo alemán. Se han observado interrupciones en las comunicaciones con algunas naves y hubo aviones que desaparecieron durante algunos segundos de las pantallas de radar.

La estación de la NASA en Boulder (Colorado) advirtió que el flujo de partículas de alta energía o "tormenta de protones" provocado por la explosión podía provocar perturbaciones en satélites, comunicaciones radiales y redes de distribución eléctrica.

Los expertos de la NASA dijeron que es "alta" la probabilidad de que se registre otra fuerte explosión solar, con nuevas tormentas geomagnéticas y de radiaciones.

La fuerte explosión, la tercera dentro de una actividad solar extraordinaria desde la semana pasada, fue captada por el satélite solar SOHO de la agencia espacial estadounidense NASA y la agencia espacial europea ESA.

Esta actividad solar es extraordinaria, pues se produce tres años y medio después del último máximo del ciclo de actividad solar, de once años.