El Seguro Social a debate

Entre las prioridades de la agenda del Presidente George W. Bush en su segundo período presidencial destaca la reforma del Seguro Social. Lo había anticipado en los debates y tan pronto ganó las elecciones anunció que actuaría de forma inmediata para cambiar el programa que desde hace 60 años garantiza una pensión a jubilados e incapacitados, así como beneficios para los supervivientes.

El plan del Presidente, no especificado todavía, consiste en una privatización parcial del programa. Ha indicado que se propondría a los trabajadores jóvenes invertir voluntariamente en fondos privados personales una parte de la contribución salarial del 12.4% que ahora hacen al fondo de fideicomiso del Seguro Social.

El riesgo de inversión correría a cargo de estos participantes, para quienes se reducirían los beneficios futuros que tradicionalmente se obtienen del Seguro Social, a tenor del porcentaje desviado para la cuenta personal, más un 2% en concepto de interés que se calcularía tras incluir la tasa de inflación.

Daniel Mitchel, profesor de Trabajo y Recursos Humanos en UCLA indica “hay una cuestión demográfica que no resuelve la privatización. Si lo que ocurre es que faltará dinero en el Seguro Social, porque el número de quienes cobren beneficios superará al de quienes contribuyan con sus impuestos, el reducir las aportaciones para invertirlas en cuentas personales, no hará sino exacerbar el problema, porque hará que las arcas vayan vaciándose”.

Un aspecto que ni el Presidente ni su Administración han mencionado con respecto al plan de reforma, es el del costo de la transición del presente sistema de aportación integra al Seguro Social, a otro de parcial privatización. Sin embargo, es en esta área donde se concentran las mayores críticas. Algunos de los expertos en Seguro Social aseguran que para seguir pagando a los presentes beneficiarios, mientras los actuales contribuyentes iban desviando parte de sus impuestos a cuentas personales, se precisarían entre 1 y 2 billones de dólares, lo cual no haría más que aumentar el déficit.

 

No deportarán por conducir alcoholizado

Un accidente causado por un conductor ebrio no es un “delito de violencia” que permita al gobierno federal deportar a un inmigrante legal, falló la Corte Suprema en el primero de los tres casos relacionados con los derechos de los inmigrantes.

En una opinión de 11 páginas, el presidente de la Corte Suprema William Rehnquist destacó que el tribunal falló unánimemente a favor de Josué Leocal, un floridano que apeló su deportación a Haití en el 2002 tras declararse culpable de una felonía, conducir ebrio.

El Tribunal de Apelaciones del XI Circuito federal falló que el delito de conducir ebrio es un “delito de violencia” conforme a las leyes de inmigración porque causó daños físicos a otros.

El Tribunal Supremo no concordó. Agregó que una lectura simple de la legislación sugiere que el delito mayor debe requerir la intencionalidad de causar daño físico antes que los inmigrantes sean sometidos a la drástica consecuencia de la deportación.

 

Powell, expone la postura de Estados Unidos frente a la inmigración.

El gobierno de Estados Unidos descartó la posibilidad de materializar a corto plazo un acuerdo de regularización migratoria para millones de indocumentados que radican en este país y, en cambio, sólo se comprometió a plantear ante el Congreso la implementación de un programa migratorio de trabajo temporal.

Y aunque confirmó que “ése y otros asuntos están en la mesa de diálogo”, Powell subrayó que “queremos empezar con un programa de trabajo temporal, y así asegurarnos de que se hagan las cosas correctamente con el nuevo Congreso”.

Reiteró que “conforme nos organizamos vamos a escuchar ideas sobre este programa de nuestros colegas mexicanos, vamos a hacer una evaluación con el Congreso, creo que es un período importante para avanzar”.

Powell sostuvo que este “nuevo ambiente” ha derivado de una serie de acontecimientos que van desde los recientes resultados electorales hasta una mayor seguridad en la franja fronteriza con México.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Ernesto Derbez, resaltó que el tratamiento que las autoridades migratorias estadounidenses dan a los migrantes mexicanos ha sido “una situación de permanente preocupación entre los dos gobiernos”.

Asimismo apuntó que otro asunto debatido fue la necesidad de que los consulados de México en el país vecino “trabajen más de cerca” con las autoridades estadounidenses de las zonas donde se hallan ubicados.

Al hacer un balance de las discusiones en esta Binacional, el canciller Derbez enumeró que en términos de cooperación agrícola se ha destacado el papel del Comité Consultivo en Agricultura, para la solución de controversias y la promoción de comercio.

Sobre el Acuerdo de Cooperación Laboral, dio a conocer que “se sacó un grupo con iniciativas estratégicas de colaboración, en las áreas de desarrollo de la fuerza de trabajo, seguridad, salud y medio ambiente laboral y trabajadores migratorios”.

Como parte de la Alianza para la Prosperidad de Estados Unidos y la Corporación de Inversión en el Exterior, detalló que se ha dado inicio a varios programas en México. Entre estos resaltó la inversión de más de 40 millones de dólares en ocho proyectos productivos, al tiempo que se avanza en otros adicionales que podrían elevar la suma a 450 millones de dólares en apoyos para inversión.

 

Extienden el TPS para hondureños y nicaragüenses

Por 18 meses más a partir del 5 de enero de 2005, los hondureños y nicaragüenses tendrán la oportunidad de perma-necer en Estados Unidos, gracias a la extensión del Programa de Protección Temporal (TPS) que anunció el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (CIS).

Los que reúnan los requisitos para la extensión ya pueden empezar a registrarse y que la fecha límite para hacerlo es 3 de enero de 2005.

Los consulados de Honduras y Nicaragua recomendaron a sus connacionales registrarse cuanto antes, debido a que es un trámite que se hace por correo y se atraviesan las festividades navideñas y de fin de año, períodos en que el Servicio Postal se satura de trabajo.

Martha Nguyen, funcionaria de inmigración, dijo que también existen planes para extender el TPS a los salvadoreños y que eso está en discusión en Washington. El actual permiso de protección temporal para los salvadoreños expira en marzo de 2005.

El TPS es un programa que otorga residencia temporal y permiso de trabajo a indocumentados de determinados países que hayan ingresado en Estados Unidos antes de cierta fecha. El permiso se concede en casos de desastres naturales o guerras civiles.

Desde 1991, el gobierno estadounidense ha otorgado el TPS a ciudadanos de países centroamericanos. El caso más reciente fue en el 2001, por la devastación del huracán Mitch, el cual se ha extendido en cuatro ocasiones.

Para registrarse en esta quinta extensión, las personas deben llenar los formularios I-821 y I-765, los cuales han sido modificados y deberán ser adquiridos en los consulados o a través de la página de internet www.uscis.gov.

Los papeles deben enviarse a una nueva dirección en Chicago y no a Laguna Niguel como se hacía con anterioridad, aclaró Jane Arellano.

La nueva dirección es: P.O. Box 87583, Chicago, Illinois, 60680-0583. Para quienes envían desde el extranjero: 427 S. LaSalle 3rd Floor, Chicago, Illinois, 60605. Deberán ser dirigidos a: U.S. Citizenship and Inmigration Services.

Junto con el formulario I-821, el interesado deberá enviar un pago de 175 dólares. Por el formulario I-765, que es para obtener el permiso de trabajo, el costo es de 70 dólares.

Se ha recomendado enviar los documentos con suficiente anticipación a la fecha límite del 3 de enero para poder recibir los permisos de trabajo lo más pronto posible.

 

50 Mil visas estadunidenses

El gobierno ha lanzado su lotería anual de 50 mil visas para el año 2006, con garantías de hacer frente a la creciente demanda y advertencias sobre los riesgos de fraude en el proceso, informó ayer el Departamento de Estado.

El período de inscripción en esta lotería anual comenzó oficialmente el pasado día 5 y terminará al mediodía del 7 de enero de 2005.

Las autoridades del Departamento de Estado indicaron que las personas interesadas pueden someter sus solicitudes por Internet a través de la página “www.dvlottery.state.gov”.

Se trata del segundo año consecutivo en que las autoridades estadunidenses requieren que los solicitantes presenten sus formularios por vía electrónica. Estados Unidos ya no aceptará solicitudes por correo normal.

Cada año, el gobierno de Estados Unidos otorga 50 mil visados de residencia permanente a ciudadanos de países que mantienen “bajas tasas de inmigración” hacia suelo estadounidense.

No obstante, el sorteo anual atrae a personas de todas partes del mundo, quienes presentan formularios y fotografías y detalles de sus antecedentes, estudios y profesión, entre otros datos biográficos.

La participación en el sorteo es gratuita, pero el Departamento de Estado advirtió nuevamente de que algunos sitios de Internet se han hecho pasar como procesadores oficiales de la lotería de visas de Estados Unidos.

Las autoridades señalaron que han aumentado su capacidad tecnológica para hacer frente al creciente número de personas que someten a trámite sus solicitudes. Los ganadores del sorteo serán notificados por la vía postal. En la “lotería de visas” pasada las autoridades recibieron un total de 5.9 millones de solicitudes.

 

Victorias de Martínez y Salazar

La comunidad hispana de Estados Unidos logró un hito histórico al vencer el republicano Mel Martínez y el demócrata Ken Salazar en sus respectivas elecciones por un escaño al Senado en Florida y Colorado.

Será la primera vez que hay dos senadores de ascendencia hispana en la Cámara Alta, lo que constituye un hecho histórico para la comunidad latina de Estados Unidos y una muestra de su peso político.

El otro candidato hispano al Senado, el demócrata Ken Salazar, venció en la elección contra el republicano Pete Coors en el estado de Colorado.

Martínez y Salazar se convertirán en el cuarto y quinto hispanos que llegan al Senado.

Salazar obtuvo el 50 por ciento de los votos y su rival, el empresario republicano Pete Coors, presidente de la Cervecería Coors y de la empresa Adolph Coors Company, logró el 48 por ciento de los sufragios.

De 49 años, Salazar fue elegido en 1998 por primera vez como procurador general de justicia de Colorado y en 2002 fue reelegido, con ventaja de 20 puntos.

Los cubanos, esencialmente en el sur del estado de Florida, también celebraron la victoria de su compatriota Mel Martínez, quien se convirtió en el primer cubano-estadounidense en obtener un escaño en el Senado del Congreso federal.

Martínez, un abogado de 57 años, disputó el escaño al Senado por el estado de Florida en una reñida contienda con la demócrata Betty Castor, quien reconoció su derrota y le concedió la victoria al ex secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de EU.

Sólo tres hispanos han ocupado un escaño en el Senado, los tres por el estado de Nuevo México, dos por el Partido Demócrata y uno por el Partido Republicano.

 

Once estados en EU rechazaron el matrimonio homosexual

Once Estados de E.U. se pronunciaron en contra del matrimonio homosexual. Decidieron definir el matrimonio exclusivamente como la unión entre un hombre y una mujer.

"Ha sido aprobado en todos los Estados por amplio margen", dijo Jennie Drage Bowser, analista política de la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales.

La medida fue aprobada en Arkansas (sur), Georgia (sur), Kentucky (sur), Michigan (norte), Mississipi (sur), Dakota del Norte (norte), Oklahoma (sudoeste), Ohio (norte), Oregon, Montana y Utah.

La medida votada en Ohio es aún más estricta ya que incluso prohíbe las uniones civiles entre homosexuales.

En diez Estados la enmienda fue votada en una proporción de 3 a 1, mientras que en Oregon se aprobó en un 55 por ciento.

"Hemos perdido una batalla pero el proceso que hemos iniciado indicaría que podremos ganar la Guerra," dijo David Buckel, director del proyecto de matrimonios del grupo Lambda, activista por los derechos de los homosexuales.

"Es un golpe demócratico para el matrimonio homosexual", dijo Matt Daniels, presidente del grupo Allianza para el Matrimonio, uno de los promotores de la medida.

Según las encuestas, las reformas constitucionales contrarias al matrimonio entre personas del mismo sexo concitaban amplio apoyo y se esperaba que se aprobasen en todos los estados donde fueron sometidas a votación.

Esta fue la primera vez en la historia del país que millones de estadounidenses se pronunciaron sobre un tema que suscitó la polémica durante toda la campaña electoral y dividió a una nación entera.

Los analistas políticos han señalado este asunto pudo impulsar a muchos conservadores a acudir a las urnas, mejorando los resultado de Bush.

En el Estado de Missouri (oeste) se aprobó por amplia mayoría en agosto una prohibición constitucional de los matrimonios entre homosexuales.

 

Dividen al país los resultados tan cerrados

Después de siete meses de campaña, miles de millones de dólares en proselitismo, millones de kilómetros recorridos y decenas de miles de manos apretadas, al término de una jornada electoral sin precedentes, el país ha dado una vuelta en redondo y quedado en la misma posición que cuatro años atrás: un electorado dividido por mitades casi iguales. Aunque se comprobó el alcance de las diferencias entre republicanos y demócratas, llamó la atención que la participación haya llegado a nuevos récord de participación electoral y fervor ciudadano. Los diferendos, en torno a temas tales como el carácter de la lucha contra el terror librada por el Presidente, la guerra en Irak, el estilo de gobierno, los beneficios impositivos a millonarios y corporaciones, demostraron un electorado interesado, atento y activo.

 

Bush llama a la unidad

Un victorioso presidente George W. Bush pidió el respaldo de sus adversarios demócratas y prometió gobernar “para todos” los estadunidenses. “Un nuevo periodo es una nueva oportunidad de dirigirme a toda la nación. Tenemos un país, una Constitución y un futuro que nos une. Y cuando nos unimos y trabajamos juntos, no hay límite para la grandeza de Estados Unidos”, dijo Bush al celebrar su reelección. Al pronunciar su discurso de aceptación de victoria en una campaña electoral tan dura y divisiva como prolongada, Bush delineó una agenda que incluye la estabilización de Irak y metas domésticas como la reorganización del sistema de seguridad social. Bush indicó en concreto que planea continuar las operaciones en Irak y la guerra contra el terror, además de que seguirá trabajando para reformar un código fiscal que consideró como caduco y fortalecer la seguridad social.

 

Arizona contra los inmigrantes

El Estado votó a favor del presidente George W. Bush. A partir de ahora forzará a los funcionarios públicos a denunciar a los indocumentados ­unos 300.000 a 350.000 según estimaciones­ ante las autoridades federales al momento de descubrir que se encuentran en el Estado; de lo contrario, podrían ser enviados a la cárcel. El fin de la iniciativa es evitar el ingreso de más inmigrantes ilegales, principalmente los que ingresan al país a través de la frontera de Estados Unidos con México.

Según la medida, todos los habitantes del Estado deberán identificarse para acceder a servicios gubernamentales como la salud, educación, auxilio de bomberos o policía.

Además, obligará a todos los votantes del área a identificarse al momento de sufragar con el fin de impedir a los ilegales participar en comicios. Al igual que en muchos estados, en Arizona una persona puede ejercer su derecho tan sólo con mencionar su nombre.

También, prohibirá el ingreso a bibliotecas y parques a los inmigrantes indocumentados e incluso se les negará servicios como acceso a guarderías infantiles o vacunas para niños.

La medida enfrentó a grupos conservadores que piden mayores restricciones a la inmigración y grupos pro-inmigrantes que abogan por una reforma migratoria.

Sus opositores planean llevarla ante cortes federales para revertir su puesta en práctica.

Autoridades locales consideraron que la implementación de esta iniciativa costaría cerca de 20 millones de dólares anuales al estado.

La Propuesta 200 fue lanzada con el intento de detener la inmigración ilegal en Arizona, donde unas 600.000 personas son detenidas cada año intentando cruzar la frontera.

Según las autoridades, desde 1995 más de 3.500 inmigrantes han muerto al cruzar ilegalmente la frontera. Sólo en Arizona, 221 murieron en 2003 en sus esfuerzos por ingresar a territorio estado-unidense.

 

Propuestas de ley estatales: claro indicio de la ideología del votante

Proyectos de ley como la investigación de células embrionarias y la modificación a la ley ‘Tres delitos y fuera’ fueron aprobadas por el electorado en California, mientras las iniciativas a beneficio de las tribus con casinos y de cobertura médica para trabajadores fueron derrotadas. De las 16 proposiciones a nivel estatal, 10 fueron aprobadas y 6 derrotadas. Con la aprobación de la proposición 71, California se convierte en el primer estado en aprobar el uso de fondos públicos para la investigación con células embrionarias, una afrenta clara a la política federal del presidente George W. Bush, que limitó recursos federales para este fin. La proposición, que provee fondos de hasta 3,000 mil millones para la investigación, recibió el 60% del voto. Roger Salazar, vocero de la campaña “Sí a la 71”, dijo que el resultado sólido a favor del uso de células embrionarias en la investigación médica “envía una señal muy clara de que los votantes quieren separar la política de la medicina y que quieren ver el avance de la investigación científica”.