Los estadounidenses, hartos de la guerra de los 2.000 muertos

En Estados Unidos, cada vez se vuelve más difícil encontrar a alguien que apoye abiertamente la guerra en Irak, donde el número de militares estadounidenses muertos desde la invasión lanzada en marzo de 2003 alcanzó el martes la barrera psicológica de los 2.000.

Más de la mitad (el 53%) de la población estadounidense estima que la guerra en Irak fue “un error”, de acuerdo con un sondeo del instituto Harris Interactive publicado este martes por el diario The Wall Street Journal. No obstante, el 34% de los interrogados piensa que la intervención militar en Irak se justificaba.

La proporción de los encuestados que piensan que el conflicto iraquí fue “un error” era de 49% en septiembre, según un estudio también realizado por Harris. La encuesta también ha revelado que un 66% de los estadounidenses piensa que Bush ha hecho un trabajo “mediocre” o “pasable” en Irak, contra un 32% que estima que la gestión de Bush ha sido “excelente” o “más bien buena”.

Irak. • Un reciente sondeo del instituto Pew indicó que el 41% de los consultados cree que la guerra en Irak incrementó el peligro de un ataque terrorista en suelo estadounidense.

Además, el 44% cree que la situación de las tropas estadounidenses en Irak se deteriora, mientras que un 19% estima que ha mejorado. Finalmente, el 61% de los encuestados no cree que la política estadounidense en Irak haya tenido éxito.

La mayoría de diarios estadounidenses dedican sus portadas a los muertos en Irak ‘The New York Times’, por ejemplo, publicó las fotos de mil de los 2.000 muertos estadounidenses durante la guerra, en cuatro páginas completas, los retratos de 995 militares muertos en Irak después de la invasión de ese país en marzo de 2003.

Bajo cada imagen figura la identidad del soldado muerto, su edad y su ciudad de residencia. “Se trata del balance militar más pesado desde la guerra de Vietnam”, señala el diario.

The Washington Post y USA Today publican un mapa de Estados Unidos en el que localizan los lugares donde viven los soldados fallecidos. Ni un solo estado o territorio bajo jurisdicción estadounidense, incluidos Alaska y Micronesia, escapan a esta cuenta macabra. Entre los muertos, señala el Post, 1.183 tenían entre 21 y 30 años y 358 tenían menos de 21 años, una edad en la que está prohibido comprar tabaco y alcohol en la mayoría de los estados del país.

Las bajas iraquíes, son cerca de 30.000.