No se reduce el presupuesto de la nación

El liderazgo republicano de la Cámara de Representantes no pudo acumular los votos para llevar al pleno de ese organismo la medida de reducciones presupuestales de 51,000 millones de dólares por cinco años que incluye recortes a programas sociales y nutricionales, entre ellos las estampillas de alimentos para ciertos residentes legales.

De inmediato los demócratas declararon que se trató de una victoria para los estadounidenses porque los republicanos no pudieron “venderle” la medida a su propio caucus. Los republicanos más moderados consideran que los recortes a programas sociales son excesivos, aunque el liderazgo argumenta que la intención no sólo es reducir el déficit sino hacer que esos programas funcionen mejor.

Pero la líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, de California, indicó que lo que los republicanos están haciendo “es quitarle comida de la boca a los niños para concederle reducciones tributarias a los más ricos en Estados Unidos”.

“Se trató de un proyecto antifamilias, anticontribuyentes, antiestadounidense. Al retirarlo se trató de un fracaso para los republicanos”, dijo Pelosi.

Los republicanos “suavizaron” el lenguaje de las estampillas de alimentos aunque los demócratas y grupos pro inmigrantes indicaron que sólo se trata de cambios “cosméticos”.

El proyecto requiere que los inmigrantes legales hayan residido en Estados Unidos por siete años antes de ser elegibles para recibir estampillas de alimentos. Al presente el requisito es de cinco años de residencia. Para ganar votos y ante la presión de los legisladores hispanos republicanos de Florida, el lenguaje se cambió para eximir del requisito a los inmigrantes legales que ya estén participando del programa; que tengan 60 años de edad o más; y que hayan solicitado la naturalización.

Pero los grupos indicaron que se trata de un cambio cosmético porque supone que otros inmigrantes legales, incluyendo discapacitados, no tengan acceso a las estampillas aunque califiquen bajo las reglas actuales.

La medida eliminaría las estampillas de alimentos para 300 mil personas, incluyendo 70 mil inmigrantes legales.

Agregó que los republicanos estaban apoyando cada vez menos la medida “sobre todo después de ver los resultados de las elecciones del martes”, pero que si era aprobado, los republicanos tendrían que responder por ello a quienes más se verán afectados por los recortes: personas de escasos recursos y niños.

También se trató de un revés para la Casa Blanca que apoya la perforación petrolera en Alaska, medida que quedó fuera del proyecto.