Los inmigrantes con o sin documentos legales tienen estatus de invitados en el país a menos que se hagan ciudadanos y por lo tanto obtengan todos los derechos y responsabilidades que eso conlleva. Como invitados están sujetos a deportación sin importar cuanto tiempo lleven en el país, especialmente bajo las actuales circunstancias en que el Departamento de Seguridad Nacional (antes INS) tiene autoridad casi ilimitada sobre los casos de deportación.

Como inmigrantes en tierra extranjera, la gente debe empezar a considerar las preguntas dífíciles, tales como la situación de sus hijos y su situación familiar.

En una reunión realizada hace poco por personas preocupadas con los problemas que los inmigrantes enfrentan en la actualidad, se hizo hincapié en varios asuntos.

En el caso de deportación, cómo se ven afectados los hijos que han nacido aquí?

Algunos reflexionaron que de acuerdo a la ley en EU, los niños pueden terminar bajo la tutela del estado, a menos que los padres tomen algunas medidas.

Por lo tanto, es aconsejable que los padres piensen en una persona de confianza a la que puedan legalmente designar como tutor temporal.

Esta medida es necesaria no solo ante la ley, sino también por razones médicas. En la mayoría de los casos para que un menor reciba atención médica apropiada, especialmente cuando se necesita tratamiento o una cirugía, se requiere que haya un permiso médico firmado.

Cuando la familia está pagando por una casa o un auto, esos bienes no pueden venderse sin el consentimiento escrito del propietario. Lo mismo aplica a las cuentas bancarias y los salarios pendientes del trabajador.

Una de las tareas que enfrentan ahora los inmigrantes y aquellos que quieren ayudarles es encontrando las formas legales de proteger a la comunidad inmigrante indefensa.

Animen a todos y cada uno de los inmigrantes a dar los pasos necesarios para proveerse de los recursos legales para su familia.

Tal vez las organizaciones e iglesias pueden proveer el espacio donde estos asuntos pueden explicarse e incluso donde haya formularios listos para ser llenados por la gente.

En términos generales cuando la gente llega al país después de pasar tiempos difíciles buscando empleo y las cosas esenciales, después de un tiempo ante tanta abundancia se vuelven locos comprando y gastando sin dar pasos certeros hacia un futuro mejor.

Cuando desean volverse a su país de origen, ya están tan hundidos en las deudas que no están en libertad de irse. Este es el tiempo de revisar las circunstancias personales y ver cuales son sus recursos.

Aún si permanece en el país, puede ser mejor tener una perspectiva nueva hacia la vida.

En ediciones futuras trataremos de proveer mejor información. Mientras tanto piense y use su mejor juicio al tomas decisiones.

El teólogo Henri Nouwen dice respecto a la hospitalidad que ésta es la creación de “un espacio donde puede entrar el extranjero y convertirse en amigo en lugar de enemigo”. Por lo tanto, la hospitalidad es triangular, e incluye al anfitrión, el huésped y a Dios. Desafortunadamente en el mundo occidental moderno la hospitalidad se ha convertido en una relación monetaria. En un país donde se invoca a Dios hasta en los billetes de dólar, violamos la confianza y mutualidad de unos con otros. Nuestro individualismo nos está separando de lo que es real, verdadero y sagrado en la vida y además convenientemente olvidamos que todos somos extranjeros y peregrinos en la tierra de Dios.