Dibujos de Karime Perea

 

Cuando usamos la expresión “a ojo de buen cubero” nos referimos a hacer un cálculo estimado de una medida.

En los tiempos pasados la cuba era el recipiente que se usaba para guardar líquidos; como una tinaja o un bidón. Se empleaba también como una medida de capacidad y a la persona dedicada a hacer las cubas se le llamaba cubero. Era preciso que el fabricante tuviera buen cálculo para que las cubas le quedaran de tamaño similar.

Ahora tu puedes calcular “a ojo de buen cubero” cuantos elementos hay en cada grupo: cuantas peras, cuantas manzanas, cuantas esferas y cuantos espirales.