Soldadura

Es el procedimiento mediante el cual se pueden unir dos o más piezas de metal aplicando calor, presión o una combinación de las dos.

La soldadura se puede dividir en soldadura por presión y por fusión. La primera es sin la aportación de otro material; se lleva a cabo cierta presión generalmente con ayuda del calor y así se van uniendo las partes. La segunda se realiza aplicando calor a las superficies, éstas se funden en la zona de contacto; puede haber aportación de otro metal.

Cuando no se usa ningún material extra (metal de aportación) podemos decir que es soldadura autógena. La soldadura ordinaria en cambio utiliza un metal de aportación que al fundirse se adhiere a las piezas.

A la soldadura ordinaria también se le conoce como soldadura de aleación.

Por la temperatura a la que funde el metal de aportación empleado podemos distinguir entre soldadura blanda (el metal de aportación funde a menos de 450 ºC) y soldadura dura (temperaturas superiores a los 450ºC).

En la primera mitad del siglo pasado la soldadura fue sustituyendo a otros métodos; se cambiaron los tornillos y los remaches por técnicas que resultaban más eficientes en la construcción de puentes, barcos y edificios.

En la fabricación de maquinaria y en general en la industria que emplea metal, la soldadura es una técnica muy requerida

La soldadura de fragua es una técnica antigua que consiste en calentar el metal en un horno y luego golpearlo con un martillo para unirlo