Dos millones de damnificados en México

Al confirmar que ya son dos millones los mexicanos damnificados por el huracán Stan, y que los daños humanos y materiales siguen aumentando, el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, pidió la solidaridad nacional e internacional para ayudar a los supervivientes.

Responsable de la estrategia gubernamental para el apoyo a las víctimas, el funcionario exhortó a los medios de comunicación a que “pidan a la comunidad que nos siga ayudando”, ya que lo prioritario es, subrayó, “concentrarnos en los dos millones de personas que requieren nuestro respaldo, esa es nuestra responsabilidad”.

En el recuento de las afectaciones tentativas, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) informó que en los siete estados devastados hay 444 municipios en situación de emergencia, 2,956 comunidades inundadas, y 1 millón 954 mil personas damnificadas.

Relató que al mismo tiempo han sido evacuadas 331 mil personas, y que otras 296 mil se encuentran resguardadas en 1,233 refugios temporales instalados en Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Guerrero e Hidalgo.

La Segob notifica que hasta ahora se reportan 173 mil viviendas afectadas tanto en el medio rural como urbano, de las cuales 2,254 son pérdida total, casi todas en la ciudad chiapaneca de Tapachula.

Asimismo, se da a conocer que 64 ríos se hallan desbordados, más de 12 mil líneas telefónicas dañas, 251 escuelas deterioradas, 121 puentes vehiculares y peatonales afectados, 355 mil casas sin servicio eléctrico y 69 unidades hospitalarias deterioradas, de las cuales 20 quedaron inservibles.

En este panorama desolador, el secretario Abascal consideró que “lo que significa el sufrimiento humano no puede ser descrito con estas cifras, estas son cifras auditables que hablan de la magnitud de lo que hemos vivido”.

Es de entenderse que el recuento preliminar de daños es mucho mayor, si se observa que las autoridades no incluyen a las miles de personas que optaron por permanecer en sus deteriorados hogares, en vez de buscar refugio en albergues.

La Secretaría de Salud empezó a establecer un cerco sanitario en los estados afectados por el huracán, en cuya jornada más de 400 brigadas se centrarán en aplicar vacunas a los miles de damnificados. El secretario de Salud, Julio Frenk, explicó que “aun cuando no se han reportado brotes, se mantiene la alerta epidemiológica”.

Detalló que en las brigadas de salud trabajan al menos 51 mil personas, entre médicos, enfermeras, epidemiólogos, entomólogos, biólogos, trabajadores sociales, brigadistas, laboratoristas y promotores.

Básicamente las tareas del personal médico consistirán en aplicar vacunas contra la hepatitis A, el tétano, y la influenza a niños, adolescentes y adultos que se encuentran en los albergues.