Los remedios para el dolor de cabeza, ¿tienen efectos secundarios nocivos para la salud? Y en ese caso, ¿qué debemos hacer si sufrimos de dolor de cabeza?

Muchos de nosotros somos demasiado dependientes de los analgésicos corrientes para tratar el dolor de cabeza ocasional. El ibuprofeno (Advil, Motrin) puede aumentar el riesgo de los problemas del corazón y de la circulación y es también poco benéfico para la zona digestiva. Demasiado acetaminofeno (Tylenol) puede traer acarreadas náuseas, diarrea, y problemas de riñón y de hígado.

No todos los dolores de cabeza tienen la misma causa. Algunos son causados por la tensión; otros provienen de la congestión del seno, la falta de cafeína, el estreñimiento, las alergias alimentarias, el desalineamiento de la columna vertebral o la carencia de sueño. Y además existen las jaquecas, que los investigadores consideran de naturaleza neurológica. Por eso es importante determinar qué tipo de dolor de cabeza sufres, en lugar de simplemente amortiguar el dolor con una píldora.

Para aliviar un dolor de cabeza provocado por la tensión se recomienda aplicar un paquete de hielo al cuello y a la parte superior de la espalda, o pedir a alguien que te de un masaje en esas áreas. También puede ser útil meter los pies en agua caliente.

Otra curación totalmente natural del dolor de cabeza es la acupresión, una técnica parecida a la acupuntura pero sin las agujas. Los expertos recomiendan presionar con una mano la parte posterior de la cabeza levemente hendida en la base del cráneo. Simultáneamente, con el pulgar y el índice de la otra mano, presionar firmemente en los huecos superiores de los zócalos de ojo, precisamente donde se unen al puente de la nariz. Se debe presionar suavemente al principio, y después más firmemente, sosteniendo la presión de tres a cinco minutos.

En cuanto a jaquecas, evitar ciertos alimentos ayuda a prevenirlas. Las víctimas de la jaqueca deben abandonar totalmente los productos lácteos, la carne procesada, el vino tinto, la cafeína y el chocolate.