Miles de abogados vigilan las urnas en Estados Unidos

Miles de abogados vigilan los centros electorales de todo Estados Unidos durante las elecciones del 4 de noviembre para impedir cualquier intento de fraude, en medio de las señales que indican que la participación en los comicios alcanzará un récord histórico.

Solamente en Florida los demócratas cuentan con el respaldo de 5,000 voluntarios, la mayor operación de todo el país, para impedir que los republicanos “roben” las elecciones, algo que, según muchos miembros del partido de Barack Obama, hizo el presidente George W. Bush hace ocho años.

El soleado estado del sur del país se hizo famoso en el año 2000 por un fiasco electoral que obligó a un largo recuento de las papeletas y donde finalmente se impuso Bush por una diferencia de tan sólo 537 votos frente a su rival demócrata, Al Gore.

Además, los grupos defensores de los derechos civiles desplegaron a 10,000 voluntarios en las urnas en 25 estados del país. “Este es el mayor esfuerzo de la historia”, indicó Jon Greenbaum, del Comité de Abogados a Favor de los Derechos Civiles.

Durante las elecciones se habilitaron 32 centros de llamadas para reportar irregularidades, la mayoría de los cuales estuvieron ubicados en despachos de abogados.

Los observadores consideran “muy remota” la posibilidad de que las elecciones se decidan en un solo estado, pero alertaron de que el problema este año es que el gran interés suscitado por la pugna entre el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain atraerá a una cifra récord de estadounidenses a las urnas.

La elevada participación en los 30 estados que permitieron votar por adelantado, y por donde desfilaron unos 17 millones de estadounidenses antes de las elecciones, es sintomática para especular con una participación masiva en el acto electoral del 4 de noviembre.

La avalancha de millones de nuevos votantes puede traducirse en centros electorales abarrotados y en situaciones problemáticas, como las comprobaciones de identidad de último momento, en las que se puede negar la papeleta a aquellos cuyos documentos no coincidan con el nombre archivado en otros registros gubernamentales.

Ana Martínez, subdirectora política del Partido Demócrata, explicó que esa participación récord explica en gran medida las “increíbles” cifras de reclutamiento de voluntarios expertos en temas legales.

Comentó, además, que esas previsiones llevaron a los demócratas a lanzar una campaña de movilización para impulsar el voto por anticipado.

Douglas Chalmers, que preside la Asociación de Abogados de Georgia a favor del candidato republicano John McCain, dijo que el reclutamiento de estos profesionales ha sido también récord entre los conservadores del estado, que cuentan con el apoyo de “cientos” de asistentes legales.

Los defensores de los derechos de los votantes en Colorado denunciaron ante un juez federal que los nombres de 30,000 electores habían sido eliminados de los registros estatales, lo que violaría las leyes federales. Esos votantes tienen derecho a depositar un voto provisional mientras se aclara lo sucedido.

Los expertos adelantan que esos votos provisionales pueden ser uno de los potenciales focos de conflicto.

En otros estados, como Virginia, que tiene una de las tasas más bajas de máquinas de votar por elector, cunde el temor de que escaseen los recursos para hacer frente a la avalancha. Es por eso que grupos como la Asociación de Abogados Estadounidense o la Liga de Mujeres Votantes pidieron a los estados que se aseguraran de que contaban con suficiente personal para agilizar la votación e impedir que las largas colas disuadan a la gente.