¿Qué son estos “desiertos oceánicos” de los que he estado oyendo? También escuché que había una masa enorme de botellas plásticas flotando en alguna parte del océano. ¿Tienen alguna relación ambos fenómenos?

Los así llamados “desiertos oceánicos” o “zonas hipotóxicas” son áreas oceánicas deficientes en oxígeno. Esto puede ocurrir naturalmente o ser causado por un exceso de nitrógeno proveniente de fertilizantes, del efluente de las aguas residuales o de las emisiones de fábricas, de autos, y camiones. El nitrógeno destruye las algas y el plancton, los principales productores de oxígeno de los océanos.

Según la Ocean Conservancy, una zona muerta en el Golfo de México (donde el río Misisipi descarga cada segundo innumerables galones de agua contaminada) se ha ampliado en más de 18,000 kilómetros cuadrados en la década pasada. Y muchas otras tales zonas muertas también han experimentado extensión rápida estos últimos años.

Un estudio reciente confirma este fenómeno y establece una relación con el calentamiento del planeta. Se ha demostrado que los niveles del oxígeno debajo de la superficie del océano han disminuido durante los últimos 50 años en todo el mundo, muy probablemente como resultado de la actividad humana. Y a medida que el océano se calienta debido al cambio de clima, él mismo conserva menos oxígeno.

La acumulación de los desperdicios en el océano no se relaciona necesariamente con las zonas hipotóxicas, sino que es otro problema grave que enfrentan los frágiles ecosistemas marinos del mundo. El capitán e investigador oceánico Charles Moore descubrió lo qué ahora se conoce como la Zona Oriental de Basura (una acumulación de plástico y de otros desechos marinos que ocupa unos 700,000 kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico Septentrional) durante una travesía por el Pacifico del Norte en 1997.

La gente puede ayudar a los océanos y a sus habitantes tomando decisiones diarias inteligentes que pueden tener un impacto colectivo positivo. Si utilizas menos combustibles fósiles puedes ayudar a prevenir la extensión de zonas hipóxicas. Y limitar el uso del plástico es la mejor manera de evitar que tal basura termine en medio del océano.