Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Noviembre 3, 2009.

Un escalón más en la reforma de salud

La mayoría demócrata de la Cámara de Diputados presentó su plan de asistencia médica, que incluye un seguro administrado por el gobierno y la cobertura a un 96% de los estadounidenses.

En este momento, hay más de 47 millones de personas que no tienen cobertura alguna de sus gastos para el cuidado de la salud, ya sea porque sus empleadores no les ofrecen esos planes o porque no tienen empleo.

“El Congreso está a punto de cumplir la promesa de que haya un seguro de salud asequible y de calidad para todos en Estados Unidos”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

La propuesta, que combina versiones aprobadas en diferentes comités de la cámara baja, costará unos 894,000 millones de dólares en diez años y logrará, según Pelosi, que el 96% de los estadounidenses tenga cubiertos sus gastos médicos.

En Estados Unidos, unos 180 millones de personas obtienen seguro médico por medio de los empleadores, y los costos de estos programas han crecido, en las últimas dos décadas, más rápido que la inflación. En la última década, además, los empleadores han transferido a los trabajadores porciones crecientes del costo de estos planes.

Otros 46 millones de personas, adultos mayores, están amparados por los programas Medicare y Medicaid, administrados por el gobierno, que paga los servicios, tratamientos y medicamentos con tarifas controladas.

Obama prometió en su campaña una reforma del sistema de salud que incluya un plan administrado por el gobierno como opción a los planes controlados por empresas de seguro privadas, y ha invertido buena parte de su esfuerzo desde que llegó a la Casa Blanca en enero para sacarla adelante.

Bajo el plan propuesto por los demócratas de la Cámara de Representantes, los médicos, hospitales y clínicas podrán negociar las tarifas de reembolso con el gobierno federal. Asimismo, los empleadores tendrán la obligación de contratar planes de seguro médico para sus trabajadores.

Los republicanos, con minoría en ambas cámaras, y los grupos más conservadores han librado una recia campaña durante tres meses contra casi todas las propuestas de reforma. En particular se oponen a la “opción gubernamental”, que consideran un preludio del establecimiento de un sistema socialista en Estados Unidos.

Cualquier legislación aprobada por la Cámara de Representantes deberá ser armonizada con la que eventualmente apruebe el Senado antes de que la reforma llegue a Obama para su promulgación.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces