Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Noviembre 2, 2010

Agricultura orgánica, una solución para muchas familias de Haití

Unas 13,000 familias haitianas trabajan con 23 agrónomos en el desarrollo de “ti jaden òganik” (“pequeñas huertas orgánicas” en lengua creole), para producir sus propios alimentos. Y el objetivo es llegar a un millón de beneficiarios.

Pro-Huerta - Programme d’Autoproduction d’Aliments Frais (Programa de Autoproducción de Alimentos Frescos) trabaja para diseminar las huertas orgánicas en zonas rurales y urbanas. Por eso, cuando el terremoto del 12 de enero destruyó algunas ciudades y pueblos, mató a más de 220,000 personas y dejó a 1.3 millones sin hogar, hubo familias que lograron abastecerse de comida por sí mismas.

La iniciativa nació en Argentina en 1990, donde cuenta con 630,000 huertas y granjas en 3,500 localidades urbanas y rurales de este país sudamericano. Y el modelo fue reproducido o transferido a otros vecinos de la región, como Brasil, Colombia, Guatemala y Venezuela.

Pero “la experiencia con Haití está resultando muy exitosa porque tiene un efecto significativo con muy poco”, dijo el agrónomo Roberto Cittadini, coordinador de Pro-Huerta en Argentina.

Los interesados toman un curso de ocho encuentros de medio día, que puede variar según las circunstancias. En cada provincia un coordinador y un equipo técnico difunden el programa, distribuyen semillas, herramientas y manuales, y hacen seguimiento de la huerta a través de promotores voluntarios.

En 2003, Pro-Huerta fue incluido en el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria de Argentina, un gran productor de alimentos que, sin embargo, tenía 17,7% de su población con necesidades básicas insatisfechas en 2001, y hoy tiene más del tres por ciento de sus 40,5 millones de habitantes en la indigencia, según cifras oficiales. Las huertas se multiplican también en escuelas, cárceles, comedores comunitarios o asociaciones de jubilados

En Haití, donde 2,4 millones de los nueve millones de habitantes se encuentran en inseguridad alimentaria y más de la mitad de la comida es importada, los agrónomos del programa creen que las pequeñas huertas están haciendo la diferencia. Además del trabajo con asociaciones de mujeres, jóvenes, campesinos e iglesias, los agrónomos colaboran con los ministerios de Agricultura y de Alfabetización, entrenando a otros colegas, maestros alfabetizadores, promotores y voluntarios.

Desde Argentina, Pro-Huerta se fue difundiendo hacia América Latina. Pro-Huerta llegó a suelo haitiano en 2005. Hoy funciona en los departamentos de Artibonite, Centro, Noreste, Norte, Oeste y Sur, y pronto comenzará en Noroeste, con apoyo de los gobiernos de Colombia y Barbados. Las autoridades proyectan llegar a un millón de personas en 2013. Para ello, una delegación encabezada por el ministro de Agricultura, Joanas Gué, visitó Argentina a fines de septiembre y recorrió varias granjas y huertas orgánicas que han avanzado en la obtención local de semillas, la producción avícola y el manejo de agua.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces