Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Noviembre 3, 2015

China se “reserva el derecho” a actuar

El Gobierno chino aseguró que se “reserva el derecho” de tomar más acciones después de que EE.UU. enviara el pasado martes un buque militar a las aguas de varias islas en el archipiélago Spratly del Mar de la China Meridional, disputado por varios países de la zona.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la que también dijo que “sería una pena que China tuviera que acelerar y fortalecer nuestras construcciones” en esas aguas.

Algunos países asiáticos y Estados Unidos acusan a China de haber levantado auténticas islas artificiales en algunos islotes y arrecifes de la zona, como el Subi, que permaneció durante gran parte del tiempo sumergido bajo la marea hasta que Pekín inició un proyecto de drenado y construcción en 2014.

Lu aseguró que China “vigiló, siguió y advirtió” al destructor USS Lassen que, acompañado de aviones de vigilancia de la Armada de EE.UU., navegó dentro de las doce millas náuticas que rodean al arrecife Subi, en las Spratly, cuya soberanía total o parcial se disputan China, Brunei, Filipinas, Malasia, Taiwán y Vietnam.

El portavoz de Exteriores chino consideró que acciones como esa “menoscaban la paz y la estabilidad regional”, y subrayó la “firme insatisfacción” de China al respecto. Además, señaló que Pekín ya había enviado formalmente protestas a la Embajada de EE.UU. en la capital china y también había formulado una queja a través de su delegación en Washington. “La soberanía de China sobre las islas y sus aguas adyacentes es indiscutible”, enfatizó Lu, y aseveró que su país realiza esas construcciones (el arrecife Subi tiene capacidad para funcionar como pista de aterrizaje) con “fines civiles” y para asistir en la zona.

Anteriormente, el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, advirtió a Estados Unidos por el envío del buque militar, y resaltó que Washington no debería “crear problemas de la nada”.

Pese a no ser una sorpresa, pues Washington desde hacía unas semanas que preparaba esa misión, la presencia del destructor agudiza las tensiones y evidencia las distintas interpretaciones de las dos potencias sobre la ley marítima internacional, según la cual los países pueden reclamar hasta 12 millas náuticas (22 kilómetros) de las aguas que rodean a su territorio.

Si éste es el argumento de China para justificar su protesta, el de EE.UU. es argüir que la ley no contempla como territorios soberanos islas artificiales.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces