Inicio

elpuentenewspaper

 

  • Edición impresa de Noviembre 17, 2015

Rubio: el camaleón migratorio

Pasada la intervención del precandidato republicano Donald Trump en el programa Saturday Night Live de la cadena NBC, siguen definiéndose con más claridad quiénes son los objetivos centrales de los ataques internos en la lucha por la nominación presidencial republicana.

Trump acaparó la atención, pero es el senador republicano de la Florida, Marco Rubio, quien fue atacado por todos los flancos de parte de republicanos y demócratas. Su camaleónica postura migratoria es motivo de ataques por parte de la demócrata Hillary Clinton; de sus copartidarios, como el propio Trump; y de la base ultraconservadora poco convencida de la mano dura migratoria que el joven senador ahora esboza.

La razón es obvia. El debate republicano auspiciado por CNBC aparentemente favoreció a Rubio en las encuestas. Pero para Rubio el tema migratorio es uno de sus talones de Aquiles.

El senador integró el llamado Grupo de los Ocho que negoció un plan bipartidista de reforma migratoria amplia con una vía a la ciudadanía. El plan se aprobó en el Senado en el 2013 y luego murió lentamente en la Cámara baja de mayoría republicana porque un liderazgo intimidado por el bando antiinmigrante ni debatió ni enmendó ese proyecto, el S. 744, ni presentó su propia versión.

Rubio enfrentó críticas por su apoyo al S. 744 y dio un viraje en favor de lo que llama una reforma migratoria por etapas, donde una eventual legalización de indocumentados vendría sólo después de que se «controle» la frontera y de que se implemente un sistema de inmigración documentada, con base en méritos  y no necesariamente en lazos familiares.

Por otra parte, dio otro viraje a la derecha en el tema de la Acción Diferida para Quienes Llegaron en la Infancia (DACA), afirmando que el programa debe terminar aunque no se haya implementado una reforma migratoria por la vía legislativa.

En la lucha por ser el más rudo en inmigración, a Rubio no le importa dejar expuestos a la deportación a los jóvenes indocumentados que con su permiso de trabajo aportan a nuestra economía.

Rubio quiere competir con Trump y su plan de deportar a 11 millones de indocumentados y traer de forma expedita «a los buenos»; y quiere distanciarse de su mentor Bush, quien aboga por una vía a la legalización.

En el proceso quiere apelar a los votantes hispanos y a los líderes latinos republicanos, muchos alineados con Bush, que dejaron en claro en los pasados días que no tolerarán posturas en contra de la comunidad latina. 

El último debate republicano de este año, el 15 de diciembre, será en Nevada, un estado clave en la elección general donde casi 30% de la población es latina. ¿Qué color asumirá entonces el camaleón migratorio Rubio?

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces