Inicio

elpuentenewspaper

 

  • Edición impresa de Noviembre 15, 2016.

Quién es Mike Pence, el vicepresidente electo de EE.UU.

De 57 años, el gobernador de Indiana, Mike Pence, no se convirtió en verdadero conocido para Trump hasta la preparación de las primarias de dicho estado en abril, cuando el hoy presidente electo pidió incluirlo en el proceso de selección, ya que le impresionó la caída del desempleo durante su mandato. Trump quería un candidato a vicepresidente con experiencia política, que le ayudara a tender puentes con las mayorías republicanas en el Congreso.

Pence, congresista por Indiana entre 2001 y 2013, guarda buenas conexiones de ese período en Washington, donde batalló por la disciplina fiscal, un Gobierno federal con menos peso, una política de defensa fuerte, restrictivas leyes migratorias y una agenda social rigurosamente conservadora. Es decir, por el abecé de la ortodoxia republicana.

El gobernador, ferviente cristiano, fue visto en el momento de su elección como una «opción de consenso» que podía hacer «digerible» a Trump no solo entre la élite del partido sino también para el votante ultraconservador y el poderoso sector evangélico. 

Pence lleva casado 31 años con su esposa, Karen, tiene tres hijos y no se le conoce ningún escándalo personal. Además, su legado de conservadurismo social es intachable. En la Cámara de Representantes lideró el tipo de batallas que exaltan a ese sector y, como gobernador, firmó una ley que permite acogerse a la objeción de conciencia en determinados servicios a homosexuales, y otra que prohíbe abortar por discapacidad, raza o género del feto.

Su política económica sigue al pie de la letra la doctrina clásica republicana: aprobó la mayor bajada de impuestos de la historia de Indiana, impulsó beneficios impositivos para las corporaciones con el objeto de atraer la inversión y es un adalid de la más estricta disciplina fiscal.

No obstante, su visión económica es también su mayor punto de fricción con Trump: como congresista votó a favor de todos los tratados de libre comercio que se propusieron y apoyó en varias ocasiones liberalizar más el comercio con China, una política que el magnate rechaza frontalmente por considerarla responsable de la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo en EE.UU.

Pence también apoya el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) que se ha negociado durante el Gobierno de Barack Obama y cuya oposición total es uno de los puntos cardinales de la campaña de Trump.

El gobernador, que barajó presentarse como candidato a las primarias de este año, aporta al tándem republicano la experiencia legislativa y gubernamental de la que Trump presume carecer y encarna al conservador arquetípico del que el magnate dista en numerosos sentidos.

Durante la campaña, el vicepresidente se mantuvo alejado de los escándalos de su compañero y evitó cualquier traspié, manteniendo un tono más moderado y profesional.

En el debate de vicepresidentes, Pence exhibió una habilidad oratoria que forjó en sus años de locutor de radio y como presentador de un programa político en una televisión local.

Pence no es conocido por su carisma ni por una personalidad arrolladora, pero no le hace falta: ha competido por la Casa Blanca junto a unos de los candidatos que más pasiones, de amor y de odio, han levantado en la historia del país.

De perfil bajo y nombre poco conocido a nivel nacional, Mike Pence fue una apuesta que, sin entusiasmar a casi nadie, contentó un poco a todos.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces