Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Noviembre 15, 2016.

• México del Norte • Perdedores...

En toda elección hay siempre un ganador y un perdedor. Y siempre, los perdedores tratan inmediatamente de encontrar un culpable, alguien que cargue con las consecuencias de su derrota.

Ahí hay muchos. Es culpa de los medios de comunicación, es culpa de las agencias de encuestas, es culpa de los que no votaron, es culpa mía… Alguien tiene que tener la culpa para que los candidatos tengan chance de volver a participar y, eventualmente, ganar en alguna otra elección.

Nunca, o rara vez, es culpa de los candidatos. O, más bien, rara vez lo admiten.

Tampoco ahora, por supuesto. No es culpa ni del Partido Demócrata ni su Consejo Nacional, que hicieron fraude electoral comprobado; ni es culpa de Hillary, la candidata demócrata menos popular dentro de los demócratas mismos; ni es culpa de que haya votado por todas las guerras que hubo cuando era senadora, ni de que haya metido las narices en cada país que no tiene un gobierno “amigo’ de Estados Unidos” en su antiguo rol de Secretaria de Estado.

Por supuesto, puede ser culpa de los votantes. No importa si los votantes no le ven chiste al voto por la corrupción rampante en los gobiernos, locales o nacional. No importa que los candidatos a puestos nacionales sean todos millonarios y los que no sean patrocinados por millonarios que no tienen mucha relación con el 99% del país.

O quizá ha de ser culpa de los “milenials” porque no se registraron para votar. O de Bernie Sanders, que “le hizo mucho daño a Hillary”. O a lo mejor es culpa de Obama, por no haberle hecho campaña a Hillary con más ganas y porque sus votantes de hace cuatro años ahora votaron por Trump. O tal vez es culpa de Bill Clinton por haber andado con Mónica. O puede ser culpa de las mujeres que no salieron a votar por una mujer. O de los hombres que no votaron por una mujer.

Chance y es culpa de Johnson y los libertarios, por haberle quitado votos a Hillary en vez de quitárselos a Trump. Se puede acusar a Ralph Nader por haberle dado el mal ejemplo.

O mía, como ya dije, por llamar a votar por los Verdes, aunque Hillary haya ganado Illinois 55% contra 39% de Trump. Será que tengo tanta influencia nacional que los votantes de Alabama me hicieron caso y no votaron por Hillary.

No me interesa encontrar al “culpable”. Me interesa organizarlo.

Para mí, Trump ya ha estado presente en este país, en esta sociedad por mucho tiempo. Es el fascismo encubierto y el racismo descubierto; es la discriminación rampante, el capitalismo hiperdestrampado, las cárceles llenas de minorías, las policías que matan jóvenes negros o latinos preferentemente, las deportaciones masivas.

¿Qué hacemos ahora? Pues lo mismo de siempre, pero con más ganas: resistir, combatir, organizarnos… Igual que si hubiera ganado Hilary.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces