Oso Polar

El oso polar habita en un territorio que comprende el Océano Ártico, una parte de Canadá, Alaska, Dinamarca, Noruega, y Rusia.

Pesa en promedio 400 kilos, pero llegan a pesar hasta 750, alcanzan hasta 32 años de vida. Sus garras miden entre 22 y 25 cm. de ancho, las usan para nadar o para la caza de focas, y están adaptadas para caminar sobre el hielo y la nieve.

El frío en el Ártico es en promedio de 55 grados bajo cero. Para poder soportar estas condiciones el oso polar tiene la piel negra, esta permite la absorción de los pocos rayos solares que llegan al Ártico. Ademas tiene en su hocico grandes membranas que calientan y humedecen el aire antes de que éste llegue a sus pulmones.

También tiene una capa de grasa que mide de 10 a 15 centímetros, que más que aislante térmico, es una reserva energética.

Los osos polares poseen un agudo sentido del olfato y se alimentan de foca anillada, esta se localiza en el Ártico. Esta zona tiene 6 meses de luz solar y 6 meses de noche total, . Durante la fase que comprende la luz total, (primavera y verano), existe un gran deshielo del circulo Ártico, el oso polar se ve forzado a migrar más al sur huyendo de las continuas quebraduras del hielo. Regresa en otoño, cuando el hielo recupera el nivel perdido, durante este tiempo duermen o vagabundean, a esta fase se le llama hibernación ambulante.

Durante el invierno recorre grandes distancias cazando por todo el círculo Ártico .

Las hembras se aparean durante la primavera, cuando todavía es factible cazar y estar en el Ártico, pero los óvulos fertilizados no se comienzan a desarrollar inmediatamente (implantación demorada). De esta manera hay tiempo para empezar a almacenar grasa y engordar antes de que se inicien las demandas de la preñez.

 

LA NIEVE

La nieve es un fenómeno atmosférico de precipitación que es particularmente característico de las tierras altas.

A partir del vapor de agua que se encuentra en las nubes más altas se forman pequeñísimos cristales de hielo. Los cristales que flotan en el aire se atraen entre sí y se unen para formar los copos de nieve.

Cuando la lluvia se congela cae en forma de gotas grandes heladas, llamadas granizo. La nieve, por el contrario, es blanda y ligera. Una nevada de 10 cm. de espesor contiene la misma cantidad de agua que 1 cm. de lluvia.

Antes de caer al suelo, el cristal adquiere una masa suficiente y conserva su forma de nieve siempre y cuando la temperatura del suelo esté bajo cero. Entre 0° C y 3 ó 4° C se convierte en la llamada aguanieve, y por encima de esas temperaturas se transforma en lluvia.