Las cosas que no entiendo sobre el país y la guerra

Por: Jimmer Prieto

Pensando en los trágicos acontecimientos de septiembre 11, cuyo impacto ha cimbrado al mundo entero y cambiado para siempre el curso de la historia en varios países, encuentro una serie de cosas que no entiendo.

Los primeros días posteriores al ataque se sentía en el ambiente una atmósfera mezclada de dolor y de ira tan densa, que se dibujaba en la cara de la gente y le salía por los ojos. Todos los medios de comunicación se encargaron de atizar el fuego de estos sentimientos colectivos y hasta el presidente llamó a la nación a ponerse en pié de guerra contra el “terrorismo mundial”. Obviamente, el dolor tanto como la ira y el miedo no son buenos consejeros en el momento de tomar decisiones, y el pueblo de los Estados Unidos dijo sí, y desde entonces ESTAMOS EN GUERRA.

Por fortuna, todos los fuegos se apagan y el fantasma del contra-ataque y la venganza también ha ido enfriando.

He aquí el desfile de la cosas que observo, reflexiono y no entiendo.

• No entiendo que siendo Estados Unidos un país eminentemente cristiano haya decidido declarar la guerra a Afganistán, pasando por encima del mandamiento de Dios, que claramente ordena no matar.

• No entiendo como puede bombardearse a un pueblo y que al día siguiente salgan los americanos a recoger fondos para mandar alimentos a las víctimas de la matanza.

• No entiendo cómo una guerra que produce terror pueda hacerse con el objetivo de acabar con el terrorismo. Es evidente que los aviones de guerra, las bombas y las amenazas de ataque deben producir terror en millones de inocentes en Afganistán. Gente sencilla, campesinos, niños que van a la escuela, jóvenes; todos deben estar aterrorizados por las bombas.

• No entiendo, al ver la televisión, por qué las grandes manifestaciones de duelo por la pérdida de vidas humanas en Nueva York y Washington “para no olvidar” y en cambio nadie hace duelo por las pérdidas humanas de los que han caído en Afganistán. No son sus vidas igualmente preciosas ante los ojos de Dios?

•  Otra cosa no entiendo. Osama Bin Laden es un extremista que representa solo un pequeño grupo del Islam, quienes Corán en mano atacaron en el nombre de Dios. El Ku Klux Klan, por ejemplo, es un grupo extremista del cristianismo, quienes Biblia en mano han atacado por siglos (y siguen atacando) a quienes no son blancos, en el nombre de Dios. Por qué tanta furia para exterminar a unos y tanta permisibilidad para otros?

• Esto tampoco entiendo. Hace dos años, el Papa Juan Pablo II pidió perdón a las naciones de la tierra por los pecados de participación de la iglesia católica en el genocidio de los pueblos nativos de América, en la esclavitud de los negros y por permanecer en silencio ante el holocausto de doce millones de judíos. Si el arrepentimiento de la iglesia fue genuino, por qué no ha reaccionado en contra de este conflicto, que nos está acercando a la tercera guerra mundial?

• No entiendo como Estados Unidos puede usar el principio supremo de una nación “under God” y con el argumento político de turno bombardear al Japón, masacrar cuatro mil en Panamá para sacar a un narcotraficante, atacar al pueblo de Irak, y actualmente fumigar con veneno millones de hectáreas en Colombia, destruyendo tierra, plantas, animales y gente para erradicar la coca, cuando es aquí donde la exigen desesperadamente 30 millones de adictos.

• No entiendo como el pueblo de los Estados Unidos, con la honestidad que lo caracteriza, puede seguir cantando “Dios salve a América” sin caer en cuenta de estas cosas.

• Yo no entiendo por qué la iglesia protestante y militante de América, sigue dormida ante la trompeta apocalíptica, que está llamando con urgencia a sus fieles?

Si usted entiende, por favor explíqueme.