La historia de la Navidad es una historia no solo de paz, sino también de amor y resistencia. En ella vemos a una familia regular que tiene que salir de su tierra natal para cumplir con las órdenes impartidas por sus gobernantes. Probablemente la gente de ese entonces sentía la opresión y la carga de una vida llena de dificultades.

En los tiempos malos la gente siente el peso de la situación económica apretada y además tiene que pagar las consecuencias de las malas decisions políticas; sin embargo ellos resisten y llevan dentro el poder de la vida, la vida en cada uno de nosotros que rehusa darse por vencida ante las malas circunstancias.

La historia de Navidad nos enseña que un niño nació para traernos paz. El estuvo aquí en la tierra y caminó entre los humildes, los pobres y los enfermos. El escogió a sus seguidores inmediatos entre la gente sencilla y el milagro de amor ha continuado hasta este día.

A medida que continuamos oyendo de guerras y del aumento de conflictos armadas en el mundo, espero que podamos recordar también las historias de resistencia ante la adversidad, que enfrenta la gente en esos lugares.

Hay excelentes ejemplos de historias de resistencia de los Afro-Americanos, los Nativo Americanos y los Latinos en este país. Gentes que por generaciones han tenido que soportar la imposición de otros en sus vidas.

Las mismas historias aparecen en lugares como Afganistán, Irak, Nigeria, Colombia, Venezuela y otros lugares donde la voluntad de un pequeño grupo esclaviza las vidas de otros.

Sin embargo, en esos mismos lugares las mujeres siguen dando a luz. Ese es el mensaje de la vida. Aunque los seres humanos aún no hemos aprendido la lección de amor y continuamos dejando que la violencia rija sobre nosotros, al mismo tiempo tenemos que buscar las lecciones de valor y esperanza que a diario nos permiten ver el maravilloso regalo de la vida que Dios nos ha dado.

Así como la gente que estaba en el poder en el tiempo de Jesús, temía su venida, la gente en el poder ahora teme al valor y a la resistencia que Dios ha impartido en la gente común.

Es en la vida y el amor diarios que rompemos el hechizo aplicado por una cultura que se alimenta de violencia y odio.

La Navidad no es regalos, la Navidad es acerca de la comprensión y el amor con otros. Atrévase a vivir el espíritu de la Navidad. Merry Christmas !