Por: José Emilio Cruz Luna

Conociendo Hidalgo

El estado de Hidalgo se ubica en la parte central del país, abarca una superficie de 20,836.9 kilómetros cuadrados, que representan el 1.05 por ciento de la superficie total de México.

Con una población de 2.4 millones de habitantes, Hidalgo se localiza al norte de la ciudad de México, en un cruce de rutas que van de sur a norte y de este a oeste del país. Su ubicación geográfica, permite conectar por autopista hacia cualquier punto en ambas costas; golfo de México, caribe y océano pacifico, las fronteras con Estados Unidos y Centroamérica. Su localización es privilegiada respecto a la ciudad de México y con estados muy importantes para el desarrollo turístico ­ San Luis Potosí, Veracruz y Querétaro al norte; Puebla y Veracruz al este; Querétaro al oeste y Tlaxcala y el estado de México al sur.

Su diversidad de atractivos naturales, históricos, culturales y su tradición minera que data del siglo XVI, le otorgan ventajas competitivas que lo convierten en un destino turístico de interés nacional e internacional. Su patrimonio natural, constituido por bosques, aguas termales, lagunas, formaciones rocosas, acantilados, grutas, cascadas y ríos, constituyen un atractivo mosaico de hermosos paisajes.

Su turismo rural se ha convertido en una gran alternativa, esto es con relación a las propuestas vacacionales ya conocidas. Consiste en el desarrollo turístico de espacios rurales, compuestos por oferta de hospedaje, descanso y actividades a realizarse en el campo y donde intervienen, principalmente, los habitantes de las comunidades compartiendo con los visitantes sus costumbres, sus fiestas, su historia, su gastronomía y sus áreas de trabajo.

El corredor turístico de la montaña se localiza en la parte sureste del estado. Es la región denominada comarca minera, por tener sus minas 500 años de explotación. Esta zona la conforman los municipios de Pachuca de soto, Mineral del chico, Mineral del monte, Huasca de Ocampo, Omitlan de Juárez, Mineral de la reforma y Epazoyucan.

Para sentirse integrado a la naturaleza Mineral del Chico, diremos que es una de las regiones de Hidalgo más hermosas, con abundantes recursos. Un exuberante bosque de pino y oyamel envuelve la mayor parte de su territorio. Dentro de este esplendoroso bosque se encuentran cientos de formaciones rocosas, valles empastados, lagunas, miradores, un rió que corre en medio de milenarios árboles y piedras, y en el corazón alberga un pueblo minero. Aquí se encuentra el legendario parque nacional el Chico. Quienes saben disfrutar de una caminata sobre la hojarasca, de los pájaros, de la carrera trepadora de la ardilla, de los rayos del sol que entran por la persiana de árboles o del pequeño oleaje de la laguna, encontrarán en el Chico el mejor sitio para disfrutar del medio ambiente. El bosque ofrece también los espacios ideales para la acción en la montaña. Los jóvenes encuentran aquí muchos retos a su fortaleza física y su espíritu. El ciclismo de montaña, el alpinismo, el rappel, la cuerda tirolés, el campismo, el senderismo y especialmente la pesca de trucha, son actividades que se pueden disfrutar al máximo en uno de los mejores escenarios; este es el Mineral del Chico.