La lana para el 2005

México del Norte • Jorge Mújica Murias

O lo corrigen y me dan lo que pedí, o se los reboto por la vía legal. No lo dijo así exactamente, pero eso propone Vicente Fox para “negociar” el presupuesto federal del 2005 que los Diputados Federales le rebotaron y del que le recortaron miles de millones de pesos.

Los Diputados dicen que los recortes son para evitar gastos de ésos que se llaman “a discreción”, y que sirven para que algunos funcionarios compren cosas y no paguen de sus bolsillos, sino del erario del gobierno. Por ejemplo, le bajaron 50 millones de pesos a la “partida 3825, Gastos Inherentes a la Investidura Presidencial”, usada para comprar “atuendo de gala, vestuario general y cualquier tipo de accesorios requeridos en actos oficiales que se realizan en el país y en el exterior”.

En vez de ropa, los 50 millones irán para la Secretaría de Salud, al Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, para combatir el cáncer cérvico-uterino y el cáncer mamario.

Otro recorte, de 500 millones de pesos, fue a la Secretaría de Relaciones Exteriores. Raudo y veloz, Luis Ernesto Derbez, amenazó con iniciar despidos en la SRE, y “cerrar varios consulados”.

No supo decir cuántos o cuáles, porque dice que ni siquiera tiene los detalles del recorte en el presupuesto, pero amenazó con que “el presupuesto afectará inevitablemente a los servicios que da la red de 49 consulados”.

Dice que “por definición”, habrá problemas, “porque si rebajan esa cantidad y somos una Secretaría de servicios, no hay otra forma sino reduciendo los servicios, y los servicios que damos son servicios humanos, de protección consular, de protección de nuestros ciudadanos, y nos va a obligar a hacer esa reducción”.

Lo cierto es que el presupuesto del 2005 le quita dinero a Derbez y nos lo da a nosotros. La Cámara de Diputados aprobó el presupuesto más alto en la historia a favor de los migrantes mexicanos, de mil 138 millones de pesos, y están dispuestos a enfrentarse a Fox para no modificarlo.

De hecho, se aprobó también una partida de 400 millones de pesos, que podrían ser los recursos iniciales para la organización del voto de los mexicanos en el extranjero en 2006.

Para repatriación de cuerpos de mexicanos que fallecen en el extranjero se aprobaron 15 millones de pesos, un aumento del 50 por ciento comparado con el del año pasado.

Otros 180 millones van para programas de apoyo a migrantes en situación de vulnerabilidad, sobre todo mujeres y niños que quedan sin protección o en abandono en la frontera entre ambos países.

Además, habrá 15 millones para transporte de los migrantes deportados de Estados Unidos para que puedan volver a sus pueblos de origen en vez de quedarse en la franja fronteriza. De remate, habrá 100 millones de pesos para un Programa 3 x 1 para proyectos productivos en las comunidades de mayor expulsión de mano de obra a Estados Unidos, y que se complementa con recursos de remesas y de los gobiernos estatales y municipales.

¿Dónde hubo recortes? En la oficina de Derbez. El canciller quería gastar el 84 por ciento de su presupuesto dando aumentos del 52 por ciento a los salarios de sus funcionarios.