Vivo...

Porque tú das la vida.

 

Al verme en tus ojos

florecen los días

ignoro las penas

las tardes sin sol,

las noches perdidas.

 

Hoy emerge en mi ser

como fuego en el pecho

un amor tan intenso

que se clava en la piel.

 

Y es así que descubro

que tú estás en mi vida

en mi alma metida

como Dios en mi ser.

 

 

UNA MIRADA

Una mirada puede ser una oración

un mensaje que intentas descifrar

un estilete que azuza al corazón

esa materia de fe que debes aprobar.

Una mirada puede ser un poema

quizá, colmado de amor y de poesía

o tal vez contenga una gran pena

que conmueva a tu alma en este día.

Una mirada puede ser tu mirada

reflejada en el espejo de la vida

si escarbas en el fondo y no hallas nada

no has abierto tus ojos todavía

 

HUGO F. M. OTERO