¡Adiós “Paisano”!

México del Norte • Jorge Mújica Murias

Hace unos días comenzó la etapa navideña del famoso Programa Paisano, dedicado a proteger a los migrantes de las autoridades del país. Y su entrada en vigor está envuelta en varias polémicas. Primero, que al parecer no habrá Paisano el próximo año por falta de presupuesto. Esto coincide con el cada vez menor interés que le ha puesto el gobierno. Según Magdalena Carral, comisionada de Migración, “No está contemplado para el Presupuesto del 2005 ni un peso para el Programa Paisano”, lo que obligaría a “cada estado a implementar su propio programa”.

Ahí vino la segunda polémica, porque cuando el presidenciable gobernador priísta del Estado de México, Arturo Montiel, mandó a sus policías a Ciudad Juárez para resguardar a sus paisanos en un programa estatal, el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, también priísta, se los expulsó arguyendo que más bien eran “una avanzada electoral”. El presidente en Chihuahua de la Confederación de Colegios de Abogados de México, Salvador Urbina, pidió a la Procuraduría que castigue a los policías del estado de México por violar la soberanía estatal. “Los policías del EdoMex violaron la Constitución del estado y la soberanía de la entidad”, dijo Urbina, por entrar “sin permiso de las autoridades con vehículos oficiales, además de que portaban armas”.

Al parecer, para el abogado la competencia de las autoridades estatales está por encima de la seguridad de los paisanos.

Al mismo tiempo que se iniciaba “Paisano”, salieron a la luz dos reportes. Uno señala que la policía mexicana es la segunda más corrupta del mundo, y otro que se duplicó la violación a derechos humanos en Chihuahua.

“La corrupción existe en todo el mundo”, dice el primer informe, de la organización Transparencia Internacional, “y genera ganancias anuales de un billón y medio de dólares”. Y según la organización, solamente la policía de Nigeria es más corrupta que la mexicana. Es incluso peor que los partidos políticos mexicanos, que apenas alcanzaron el quinto lugar, detrás de Ecuador, Argentina, India y Perú.

El segundo informe es de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, y señala que la violación de los derechos humanos en Chihuahua aumentó 84 por ciento en los últimos años, especialmente contra indígenas y gente humilde. En Ciudad Juárez documentó más de 200 casos de tortura y detenciones arbitrarias.

En 29 de las 101 violaciones a los derechos humanos que tiene el informe, los responsables eran agentes de la Procuraduría estatal, en 15 eran policías municipales y seccionales, en cuatro eran jueces, otros cuatro militares, en 10 delitos de tortura eran de la Policía Judicial del estado, en dos de la policía municipal, uno por la Agencia Federal de Investigación y otro del Ejército. Entre los 663 casos, solo se arrestó a cuatro de agentes de la Agencia Federal de Investigación y cuatro de la Policía Judicial del estado; el resto están prófugos o son funcionarios del gobierno estatal.

Hace ya un año el senador Efraín Ríos pidió al presidente Fox que nombrara a alguien para supervisar a Paisano, citando que “la corrupción podrá acendrase en esta temporada, principalmente en las aduanas”. Según Efraín, “los administradores de aduanas se embolsan 613 millones de dólares anuales”, con trucos como sobrefacturación, falsificación de pedimentos, clasificaciones arancelarias, competencia desleal, favoritismo, privilegios a importadores y tráfico de influencias.

Ahora, otra vez quedamos los migrantes fuera de jugada y a merced de nuestras propias autoridades.