La peluquería es el arte de modificar el pelo cortándolo o cambiando su estilo con el fin de realzar la belleza.

Hombres y mujeres a lo largo del mundo acostumbran renovar la imagen de su cabello; lo cortan, lo tiñen, lo alisan, lo trenzan y por supuesto en ocasiones especiales suelen colocarle adornos que pueden ser sencillos o completamente exóticos.

En algunas culturas usar cabellos falsos se volvió popular para dar a la persona una apariencia que de manera natural no podría lograr; como en estos tiempos en que las “extensiones” son comunes y nos permiten en poco tiempo pasar de un pelo corto a una melena larga espectacular.

En la antigua Grecia los hombres menores de 18 años usaban el pelo largo, solo los espartanos tenían el pelo corto y con bucles. Los primeros peluqueros profesionales surgieron en Atenas cuando se hizo popular rizarse el cabello.

En China los hombres se afeitaban la parte delantera de la cabeza y el cabello de atrás se lo amarraban en una coleta. Durante el siglo XVIII los hombres ocupaban pelucas que blanqueaban con polvos, las mujeres también tenían la costumbre de poner polvos a su pelo y adornarlo con plumas, joyas y sombreros.

La manera de llevar el cabello generalmente se define por la tendencia de la moda que cambia constantemente de acuerdo al lugar y tiempo en que se viva.