Pierda peso mientras duerme

Un artículo publicado en Archives of Internal Medicine reportó que las personas con sobrepeso duermen un promedio de 1.8 horas menos a la semana que aquellas con un peso normal.

El sueño afecta la producción de hormonas e investigaciones recientes sugieren que dos hormonas conectadas con el apetito pueden verse influenciadas por cuanto o cuan poco duerme una persona. La leptina actúa sobre el sistema nervioso central para enviar al cerebro la señal de saciedad. La grelina tiene el efecto opuesto, estimula el apetito.

El estudio de la Universidad de Chicago tuvo el propósito de explorar el impacto del sueño en los niveles de leptina, grelina, apetito y hambre. Los participantes se sometieron a dos días de privación de sueño (sólo cuatro horas) seguidos por dos días de extensión de sueño (por 10 horas).

Los resultados indicaron que los niveles de leptina disminuyen cuando hay privación de sueño y los de grelina aumentan. Las personas reportaron más hambre y antojo por alimentos altos en carbohidratos y densos en calorías como galletas, dulces y pasteles.

Otro análisis de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford investigó la duración del sueño, los niveles de hormonas y su relación con el peso. Concluyeron que pesan más los que duermen menos horas por noche y los que duermen menos de ocho horas no solamente tienen niveles más bajos de leptina y niveles más altos de grelina, también tienen un nivel más alto de grasa corporal.

La relación entre sueño, apetito y peso es compleja, pero aún demasiado prematuro concluir si dormir bien y suficiente puede ayudar a perder peso.

Sería una buena idea que usted reconozca cuál es su patrón de sueño actual. Trate de dormir un poquito más cada noche. Podría descubrir que no estará tan hambriento.

La Fundación Nacional del Sueño da las siguientes sugerencias para poder dormir bien y descansar:

Mantenga un horario regular para irse a dormir y levantarse.

Establezca una rutina regular y relajante a la hora de dormir. Por ejemplo, se podría dar un baño de agua caliente y luego leer un libro o escuchar música agradable.

Procure crear un ambiente que conduzca a un mejor sueño. Procure que su recámara esté oscura, tranquila, cómoda y fresca.

Duerma en un colchón cómodo y con buenas cojines.

Termine de comer por lo menos de dos a tres horas antes de su hora regular para irse a dormir.

Terminar su rutina de ejercicio varias horas antes de ir a dormir.

Evite consumir cafeína, nicotina y alcohol cerca de la hora de dormir.

Hable con su médico si tiene problemas para conciliar el sueño.