DEPORTES

Por: Lucas Lobrando

EFECTO TEQUILAÉ
PACHUCA CAMPEON

“Dale CampeónÉdale campeónÉ” fue el grito máximo en los respetuosos jugadores del Pachuca al coronarse campeones de la Copa sudamericana
Una enorme expectativa se vivió en Chile. Setenta mil almas coparon el estadio Nacional para ver a su querido Colo Colo festejar y levantar la Copa Sudamericana. Pero el Pachuca logró silenciar a los fanáticos chilenos y tras imponerse en el resultado global por 3-2 puso al país mexicano en lo más alto.
El encuentro fue muy parejo. Ambos equipos salieron a jugar de igual a igual como una autentica final. Aunque eran los visitantes los que necesitaban hacer un gol, las llegadas fueron constantes en las dos áreas. Los 20 minutos iniciales se jugó a un ritmo impresionante pero ninguno de los dos equipos se podía sacar diferencia. Todo hacia suponer que se irían al descanso igualados en cero. Sin embargo, un descuido en la defensa mexicana permitió el delirio de todo el estadio. Fernández logró filtrar un pase por izquierda al movimiento de Alexis Sánchez, quien con un movimiento dejó atrás a Aquivaldo Mosquera y tocó para Suazo, quien aguantó bien el momento justo para encontrar el espacio y sacó un remate y puso el 1-0. La obligación era ahora más grande para el cuadro del Pachuca, que salió con un par de cambios para la segunda parte con los ingresos de Damián Álvarez y Gerardo Rodríguez, con lo que se proyectó más agresividad por la izquierda. Así, el empate llegó al minuto 53, cuando Rodríguez mandó un centro al área desde la izquierda a segundo poste, ahí llegó Caballero para conectar el balón con la pierna derecha y anotar el 1-1 (2-2 global). Este marcador obligaba a los tiros penales, pero el Pachuca no renunció al ataque y comenzó a dominar el encuentro, con mejor toque de pelota, comenzaron a relajarse y a dejar la presión atrás para abrir la puerta al buen fútbol. Apenas el cuadro chileno consiguió una llegada de importancia por medio de Fernández, pero la defensa logró despejar a tiempo para mantener libre el marco de una nueva anotación. En la jugada inmediata, que fue un contragolpe letal, llegó el tanto que dio la victoria al gran equipo mexicano y dejó en silencio al estadio nacional. El gol del campeonato la inició Álvarez al dejar desparramados a dos rivales, avanzó y sirvió para Christian Giménez, este tocó de primera con Chitiva y al ingresar al área cruzó su disparo ante la salida del argentino Cejas para el 2-1 definitivo. Delirio de los jugadores del Pachuca en Chile ante un estadio repleto y euforia en México. Pachuca se consagró campeón y en todo momento demostró estar firme y seguro para este logró importante para el conjunto mexicano.

El sueño hecho realidad

Como se caracterizó su técnico Diego “cholo” Simeone en toda su carrera futbolística Estudiantes demostró nuevamente ser un conjunto, un grupo muy unido, que la pelea en las buenas y en las malas y que nunca, jamás, se da por vencido antes de tiempo. Peleó hasta el último minuto y se quedó con toda la gloria. Estudiantes se impusó 2-1 ante un Boca desconocido en la segunda parte del encuentro. Estudiantes se transformó en el nuevo campeón del fútbol argentino y dejó sin chances al conjunto de la rivera de lograr el tricampeonato.

No apto para cárdiacosl. También digno de una final. La pierna fuerte comenzó a verse más seguido en el césped y también irrumpieron en escena las tarjetas, como las rojas que vieron Pablo Alvarez y Pablo Ledesma. El duelo se volvió áspero, aunque no por eso las áreas dejaron de ser visitadas. Rodrigo Palacio empezó a dañar con su velocidad, mientras que Mariano Pavone logró tener más contacto con el balón y con eso creció su presencia. El goleador “pincha” gozó de dos muy claras: una fue desviada por Bobadilla y la otra, después de una pequeña intervención del arquero paraguayo, terminó en el poste. Pavone adquirió aún más peso y cada vez preocupaba más a Bobadilla. El empate estaba al caer, se palpitaba. Después de unos momentos de desesperación, en los que Estudiantes recurrió a los pelotazos, José Sosa puso total tranquilidad con una pincelada hermosa. El “Principito” puso el 1-1 con un exquisito tiro libre. Ahora sí, con mayor fuerza anímica, por las últimas semanas, Estudiantes se lanzó con todo por la gloria. Boca amenazó con tomar el mando, pero el equipo de La Plata puso el pecho y dejó en claro las actualidades de ambos. Estudiantes era más y merecía un premio. Y Mariano Pavone, a 10 del final, se aprovechó de una desatención entre Matías Cahais y Bobadilla y decretó el 2-1. ¡Heroico! El “Pincha” volvía a hacer de las suyas, desde atrás daba vuelta la historia.

Una vez finalizado el partido Ricardo La Volpe manifestó: “Estabamos para ganar y si no se logró fue mala suerte, pero yo tengo que presentar la renuncia”

Un dato para destacar que es poco usual en el fútbol argentino, los hinchas de Boca aplaudieron la vuelta de los jugadores de Estudiantes y no provocaron ningún tipo de agresiones.


El jugador de Colo Colo de Chile David Heriquez (i) disputa el balón frente a su rival de Pachuca de México Andrés Chitiva (d) durante el segundo encuentro final por la Copa Sudamericana, en el Estadio Nacional de Santiago de Chile. EFE/Marco Mesina