La diabetes, la peor enemiga de los hispanos

Se ha convertido en la enfermedad con mayor crecimiento en los últimos años en todo el mundo, y Estados Unidos no se queda atrás.

En 2005 se diagnosticaron 1.5 millones de nuevos casos de diabetes en personas mayores de 20 años. De los 30 millones de hispanos que viven en Estados Unidos, 2.5 millones han sido diagnosticados con diabetes.

En noviembre, mes de prevención de la diabetes, organizaciones y médicos hicieron un llamado a toda la comunidad para que se informe sobre cómo cuidarse y evitar la obtención de esta enfermedad que no tiene cura, y a los que la padecen, les sugirieron que continúen con los tratamientos médicos.

Roberto Collazo, médico nefrólogo y director médico de la unidad de diálisis del South Oak Cliff Dialysis Center, al norte de Texas, aseguró que la prevención entre los latinos es esencial, al ser una de las comunidades más afectadas.

“A los hispanos pocas veces estas enfermedades les son detectadas a tiempo. Muchos pacientes no se dan cuenta de la enfermedad hasta cuando los casos están muy avanzados”, dijo Collazo.

La diabetes es un desorden del metabolismo. Durante la digestión, los alimentos se transforman en azúcar o glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. En las personas diabéticas este proceso falla debido a tres factores: el páncreas no produce insulina, no la suficiente, o las células no responden a la insulina. En cualquiera de los casos, los azúcares no son absorbidos por las células.

La genética, las condiciones ambientales y la dieta de los hispanos los hace propensos a sufrir de diabetes o presión alta.

Una persona diabética debe hacer ejercicio, no comer dulces ni muchas harinas, tener una dieta rica en verduras y revisarse continuamente los niveles de azúcar en la sangre.

www.diabetes.org/

espanol