El carnaval es una fiesta popular que se celebra desde hace siglos en los tres días previos al Miércoles de ceniza, el comienzo de la Cuaresma. Un carnaval es una fiesta pública que se realiza en las calles y donde se asiste con todo tipo de disfraces y máscaras. Hoy, se celebran en muchos países del mundo y aunque cada festejo tiene sus características propias, nunca faltan carrozas, comparsas y música de percusión.

Antiguamente, el uso de máscaras y disfraces permitía a los festejantes perder su individualidad y poder asumir múltiples personalidades y rostros. Así, también, se podían burlar las clases sociales en una celebración donde por principio, todos eran iguales. En el festejo de carnaval se permitían transgresiones y conductas inapropiadas que no hubiesen sido toleradas durante un día normal. Se lo consideraba, como el día de los excesos y permisos luego de un compromiso de conducta anual. El espíritu y lenguaje carnavalesco antiguo era el de la risa, la burla (permitida durante los festejos) y el de los gritos. Las normas y convenciones se podían transgredir sin sufrir una condena social. En algunos lugares del mundo el festejo de carnaval todavía conserva estas creencias.

En América Latina, algunos de los festejos de carnaval más conocidos son: el carnaval de Rio de Janeiro, Brasil; el de Oruro, en Bolivia; y el de Veracruz, en México.