Disminuye el envío de dinero a México

Durante años, millones de inmigrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos han enviado dinero a sus hogares de su país natal. Este dinero permite que las familias paguen gastos médicos y escolares, construyan casas, compren ropa y, si ahorran lo suficiente, inviertan en un negocio.

Sin embargo, después de un aumento fuerte durante años, la cantidad de remesas migrantes que regresan a México se ha estancado. Del año 2000 a 2006, las remesas crecieron de 6.6 billones de dólares a cerca de 24 billones de dólares, con un aumento de más del 20% en algunos años. En 2007 hasta la fecha, el aumento ha sido de menos del 2%.

Las causas de este fenómeno se atribuyen a una economía de Estados Unidos estancada y a la fuerte campaña en contra de los trabajadores indocumentados.