Verificación de empleos a partir del 26 de diciembre

La verificación de empleo forma parte de las políticas de seguridad del Gobierno federal para combatir la inmigración indocumentada.

A partir del 26 de diciembre los empleadores deberán completar un formulario por cada uno de los trabajadores extranjeros contratados en sus empresas. Quien no cumpla con este requisito podrá ser sancionado, advirtió el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) por medio de un comunicado.

El USCIS precisó que el registro debe hacerse por medio del nuevo formulario I-9, el cual fue revisado y ampliado para ajustarlo a los nuevos requerimientos de seguridad.

“Todos los empleadores están obligados a completar el formulario para cada uno de los empleados contratados en Estados Unidos”, apuntó la agencia.

En cuanto a la supervisión de la orden, Dan Kane, portavoz nacional del USCIS, dijo que esa tarea estará a cargo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

Los sistemas

El pasado 17 de septiembre, el USCIS activó en línea el programa E-Verify, que se encuentra conectado con las bases de datos de la Administración del Seguro Social (SSA) y del Departamento de Seguridad Interna (DHS), herramientas que reunen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos. E-Verify es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEVS, por sus siglas en inglés) que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003, activado en respuesta a los ataques terroristas de 2001. Es voluntario y garantiza al Gobierno que todos los empleados chequeados por tienen autorización para trabajar legalmente en Estados Unidos.

El sistema, al que los empleadores acceden por teléfono o Internet, faculta al Gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con otras bases de datos, y compruebe que tiene visa y permiso para laborar en el país.

Como si no bastara, un segundo sistema fue habilitado en julio por el DHS. Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), otra “herramienta” del Gobierno para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que este libra contra la inmigración ilegal.

Un tercer plan, impulsado también por el DHS, se basa en el envío de cartas a empleadores advirtiéndoles sobre reglas más severas a quienes contraten a indocumentados. Pero este sistema, por ahora, se encuentra suspendido por orden de un juez federal de San Francisco.

El USCIS agregó que este sistema se traduce en una mejora de programas de verificación activados por primera vez en 1997 y actualizados en 2003, en el que las empresas voluntariamente pueden chequear por Internet los datos de identificación de sus empleados extranjeros.

El formulario I-9

En este los patronos especifican el estatus migratorio del trabajador, el número de residente (número de Alien) registrado en la autorización de empleo y el número de Seguro Social. Una vez que el empleador envía esos datos, el Gobierno los verifica y envía al empresario la imagen de la persona almacenada en sus bases de datos para que él la coteje, todo sin costo alguno.

Sostienen que “la herramienta es a prueba de fraude y ayuda a mantener la mano de obra legal y protege los empleos para los trabajadores autorizados de Estados Unidos”.

El propósito de este formulario ­se lee en parte de sus instrucciones­ “es documentar que cada empleado nuevo (ciudadano o no ciudadano), contratado después del 6 de noviembre de 1986, está autorizado a trabajar en Estados Unidos”.

Previamente a la puesta en vigor de la primera fase del programa de verificación de empleo, en 2003, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración de Estados Unidos emitió varios comunicados en los que advirtió que este contenía errores “graves” y “peligrosos”.