Trámites migratorios detenidos en el papeleo

Millones de personas aplicaron últimamente para la ciudadanía y otros beneficios migratorios, con la intención de tramitarlos antes del aumento en todas las cuotas que ocurrirá a mediados del verano. Tal ha sido la demanda que se sospecha que muchos solicitantes no lograrán la ciudadanía a tiempo para votar en las elecciones presidenciales de noviembre del próximo año.

La acumulación de aplicaciones y papeleo es tan grande que las oficinas del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) tienen un retraso de meses en la entrega de recibos por pagos para cubrir las cuotas de los trámites, paso inicial en el proceso. La agencia se negó a reportar cuántas aplicaciones ha recibido, pero un grupo privado de abogados, el American Immigration Lawyers Association, dijo que la entidad ha recibido 3.5 millones de aplicaciones en un período de dos meses. La agencia proyecta una carga de trabajo de 3.2 millones de aplicaciones para el año fiscal 2008-2009.

El derroche de aplicaciones ha provocado que algunos archivos regresen con errores o sean rechazados por equivocación. Otras aplicaciones se han perdido en el sistema. Los centros de servicio en Texas y Nebraska son los más retrasados. Según el último reporte en red de la agencia de Texas, se encuentran procesando actualmente las aplicaciones con fecha del 26 de julio.

Las cuotas para aplicaciones y servicios de inmigración se elevaron, en parte, para que la agencia pueda aumentar su fuerza de trabajo. Sin embargo, los nuevos trabajadores aún no estarán disponibles para manejar este retraso.

El Congreso aprobó una concesión de 469 millones de dólares en los últimos años para el USCIS con la intención de que los retrasos no fueran de más de seis meses, pero ese dinero se terminó el año fiscal pasado.

La falta de anticipación de esta recarga de aplicaciones ha causado desconfianza entre las personas y la sospecha de que el retrazo sea por causas políticas.