DEPORTES

Por: Lucas Lobrando

Partido de ida de la final de la Copa Sudamericana
HAZAÑA DE ARSENAL FRENTE AL AMÉRICA

Es estadio Azteca estaba colmado de simpatizantes del América y no era para menos, el equipo mexicano enfrentaba al conjunto argentino, Arsenal, en el primer partido de la final de la Copa Sudamericana.

El amarillo, color con el que se identifica a las Águilas del América, fue el reflejo de todas las tribunas. Sin embargo, los jugadores del conjunto local no se contagiaron de tanta pasión impuesta por sus fanáticos. El equipo argentino Arsenal de Sarandí aprovechó los graves errores defensivos del América de México para lograr un importantísimo triunfo de 3-2

Con este resultado, América está obligado a ganar por diferencia de dos goles en la vuelta, mientras que Arsenal con cualquier empate o inclusive una derrota por un gol le daría el título.

Arsenal todavía no terminaba de acomodarse en la cancha cuando se encontró en desventaja con el tanto del paraguayo Salvador Cabañas que le ganó la espalda a Aníbal Matellán para conectar un remate cruzado que venció a Mario Cuenca. Todo parecía indicar que sería una de esas noches soñada para las Águilas. Pero el conjunto del América sabía muy bien que los de Sarandí era un equipo que aprovecharía cualquier error y éste llegó al minuto 31 en el cobro de una falta por derecha de Javier Yacuzzi. Centro al segundo poste y Anibal Matellán se levantó para conectar un remate cruzado que dejó sin oportunidad a Guillermo Ochoa, para poner el 1-1.

América tardó en reaccionar, el empate los desconcentró y tuvo que esperar hasta la segunda parte en la que nuevamente tomó el control de las acciones y logró recuperar la ventaja en una acción en la que Cabañas retrasó el balón por derecha a Argüello que prendió de derecha una “raya” que se incrustó en el ángulo superior derecho. Esta ventaja, sin embargo, duró menos de lo pensado. Dos minutos después el cuadro local falló una vez más en los momentos importantes y abrió las puertas para el empate en una falta de comunicación entre el chileno Ricardo Rojas y Duilio Davino que permitieron a José Luis Calderón habilitar a Alejandro Gómez que de media vuelta batió a Ochoa. Este gol fue un balde de agua fría para los hinchas locales. El conjunto argentino lograba silenciar a 100.000 espectadores. Pero todavía faltaba lo peor para estos hinchas que llenaron el Azteca.

Minuto 20 del segundo tiempo. El arquero de Arsenal saca desde su arco con un pelotazo largo, poniendo el juego cerca del campo rival. Una vez más el chileno Ricardo Rojas no logró despejar y peinó para atrás en donde Oscar Rojas dudó en cabecear y la figura de la cancha el “Papu” Gómez conectó un cabezo “bombeado” que dejó parado a Ochoa, para poner el 3-2 y conseguir de esta forma la hazaña de un conjunto que fue preciso, ordenado y no se descontroló cuando estaba en desventaja en el marcador.

Ricardo Rojas (D), del América de México, disputa un balón con Alejandro Gómez (abajo), del Arsenal de Sarandí, de Argentina, durante el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana celebrado el 30 de noviembre de 2007, en la cancha del estadio Azteca de Ciudad de México.
EFE/Jorge Núñez


Ginobilli y Delfino se llevan todos los elogios del mundo de la NBA

Desde hace varios años el mundo de la NBA le dio un lugar a los jugadores latinos y en este caso los argentinos no decepcionan y brillan en el primer nivel del básquet. Emanuel Ginóbili se lució en el triunfo de San Antonio Spurs sobre Minnesota Timberwolves por 106-91, mientras que Carlos Delfino resultó clave para que Toronto Raptors logre la victoria frente a Cleveland Cavaliers por 91-82. Saliendo desde el banco, Ginóbili estuvo 33 minutos en cancha y anotó 31 puntos (4/7 en dobles, 7/9 en triples y 2/2 en tiros libres). El bahiense estableció así su máxima de puntos (31), tiros de cancha convertidos (11) y triples acertados (7) para esta temporada. Completó su planilla con 4 asistencias, 3 rebotes, 3 robos y 4 pérdidas. Por su parte, Fabricio Oberto aportó 8 puntos (4/5 en dobles), 3 asistencias, dos rebotes, un robo y dos pérdidas para los Spurs, que tiene récord de 14 triunfos y sólo 3 derrotas y se mantienen como líderes de la Conferencia Oeste. Al Jefferson (23 tantos y 11 rebotes) fue la figura de Minnesota, que tiene marca de 2-12. En tanto, Delfino logró anoche su máxima de puntos en la NBA en el triunfo de los Raptors. El santafesino arrancó como suplente pero jugó casi 34 minutos y finalizó con 24 tantos (5/7 en dobles, 4/7 en triples y 2/2 en libres). Además colaboró con 8 rebotes y una asistencia. El Lancha estableció también nuevas marcas personales de intentos y aciertos de cancha: 14 y 9, respectivamente. El italiano Andrea Bargnani (26 tantos) lideró la ofensiva de Toronto, que tiene récord de 9-7, mientras que, ante la ausencia del lesionado LeBron James, Daniel Gibson fue el goleador de los Cavs, con 24 puntos.