Argentina • El Banco del Sur en marcha

Quedó constituida la institución financiera multilateral, un banco autónomo que defenderá los intereses sudamericanos de Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Brasil y Uruguay, un día antes de que Cristina Fernández de Kirchner asumiera la presidencia de la nación en Buenos Aires.

La institución busca la autonomía financiera del Cono Sur ante los organismos manejados por las potencias, es decir, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

El Banco del Sur surgió como una iniciativa del ex presidente Kirchner y Hugo Chávez, el primer mandatario de Venezuela. Luego obtuvo la adhesión de Bolivia, Ecuador, Paraguay, Brasil y Uruguay.

En principio, el Banco del Sur debe financiar las impostergables obras de integración física y energética. Las naciones receptoras de financiamiento van a ser las fundadoras y quienes aporten el capital inicial. El monto sería de 7,000 millones de dólares. Ha sido consensuado que el gobierno de la entidad no va a depender del tamaño de los países. Es decir, cada nación va a tener un estatus idéntico en el consejo de administración.

Las principales funciones del Banco del Sur van a ser financiar . proyectos de desarrollo en sectores clave de la economía para mejorar la competitividad y el desarrollo científico y tecnológico, proveer asistencia técnica, otorgar fianzas, avales y otras garantías.

De igual forma, está prevista la emisión de bonos, pagarés, obligaciones y cualquier otro tipo de instrumentos para fondearse; también va a actuar como agente colocador de títulos de sus socios, captar recursos financieros de todo tipo y bajo cualquier forma y dar asistencia en caso de desastres naturales. Chávez explicó que entre los principales puntos de discusión se destacan la gobernabilidad de la entidad monetaria, la conformación de su junta directiva y la designación del presidente y sus equipos de trabajo.

A mediano plazo, el Banco del Sur puede convertirse en una opción para los países subdesarrollados, porque si la operatoria está exenta de contratiempos generados en intereses foráneos va a estar en capacidad también de asimilar parte de las reservas de divisas de esas naciones, hoy depositadas en instituciones de Estados Unidos y Europa.

Su sede central va a estar en Caracas (Venezuela) y va a tener dos subsedes, una en La Paz (Bolivia) y la otra en Buenos Aires, según el acta fundacional, consensuada en noviembre en Río de Janeiro (Brasil) por los responsables de Economía y Hacienda de los miembros fundacionales