Creo que las voluminosas guías telefónicas que recibimos todos los años son un desperdicio de papel, especialmente en esta era electrónica. ¿Cómo puedo parar el arribo de estos libros? ¿Cómo podemos hacer que las compañías telefónicas no los sigan imprimiendo?

La mayoría de la gente ya casi no usa las guías telefónicas. Aunque tales directorios son útiles para una búsqueda ocasional de emergencia, o para localizar una pizzería, los consumidores y los negocios confían cada vez más en Internet para encontrar bienes y servicios. Además, a pesar de que actualmente los editores de estos directorios ofrecen en general sus listados en línea, los libros siguen siendo producidos, ya que rinden grandes beneficios para ellos porque los anuncios impresos siguen siendo rentables a pesar de que su eficacia está disminuyendo.

Más de 500 millones de directorios - casi dos libros por cada estadounidense - se imprimen y distribuyen cada año en Estados Unidos. Para producirlos se talan unos 19 millones de árboles y se consumen 7,200 millones de barriles de petróleo (sin incluir la gasolina usada para las entregas locales). Producir los directorios también requiere de más de 3,200 millones de kilovatios-hora de electricidad y genera 268,000 yardas cúbicas de basura sólida que termina en los basurales.

Desafortunadamente, no hay manera centralizada de que los consumidores rehúsen recibir estos libros voluminosos. La mayoría de los editores de las páginas amarillas y blancas tienen listas de “no entrega” a las que pueden agregarte, pero no serán penalizados si los libros aparecen en tu casa de todos modos. El sitio Web YellowPagesGoesGreen.org localizará a tus editores locales o regionales de directorios y les pedirá que no entreguen libros a tu nombre. El sitio advierte, sin embargo, que no hay garantías con este paso tampoco.

Debido al uso extenso y cada vez mayor de Internet, muchas fuentes de información están abandonando la impresión por la colocación en línea. Es realmente una cuestión de tiempo antes de que los directorios de teléfono sigan esos ejemplos. Mientras tanto, el pedir ser quitado de la lista de entrega de tu editor de directorio local puede ayudar a acelerar ese proceso inevitable.