Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Diciembre 4, 2012

coyotechicagoA pesar de que han logrado establecerse sin ser vistos por los seres humanos en lo que se considera un proceso migratorio, los coyotes han colonizado la mayor parte de la ciudad de Chicago y los biólogos predicen que Ottawa pronto seguirá el mismo patrón. Al parecer se adaptan muy bien a la vida urbana, por lo cual no tienen ninguna razón para volver a los bosques.

Aunque estos animales son relativamente nuevos en las zonas urbanas de Ottawa, el biólogo Stan Gehrt los ha estudiado en Chicago, observando cómo la población creció a un estimado de 2,000 animales en los últimos dos años.

Gehrt comenzó a estudiar coyotes de Chicago en el 2000. Al principio pensó que no habría suficientes para estudiar, pero cuando atrapó algunos y les colocó collares para rastrearlos, se hizo evidente que eran más de lo que esperaba y que se reproducen aceleradamente.

“Es un fenómeno increíble. No hay conflicto con los humanos”, dijo Gehrt. “Están viviendo a pocos metros de personas cada día y cada noche”.

Otros dicen que puede haber conflictos. Un coyote puede ser tímido por naturaleza ante los seres humanos, pero son nocturnos, y cuando se trata de mascotas o niños, el comportamiento puede ser otro. Recientemente una niña en Oakville fue mordida por un coyote en su patio trasero y un oficial de policía de Toronto disparó y mató a un coyote que lo atacó a la luz del día.

“Son muy buenos para encontrar comida”, dijo Gehrt. Eso no significa que sean carroñeros  de basura, los animales que estudió suelen comer ardillas y otros roedores, conejos, algunas frutas, huevos de gallina y, ocasionalmente, mascotas.

Una familia en su estudio (dos padres, cachorros de este año y uno o más hijos con respecto al año anterior) han vivido en un territorio de menos de un kilómetro cuadrado por 12 años. Es un barrio en el centro, en gran parte residencial, con zonas comerciales.

Los animales también son excelentes para esquivar el tráfico, incluso en las autopistas. Ellos aprenden a cruzar en puentes o por medio de alcantarillas.

Los coyotes en Chicago han mantenido su miedo básico de los seres humanos. Los investigadores se preguntan si las nuevas generaciones que crecen cerca de los seres humanos pueden aprender a no temer, pero no ha sido así todavía.

“Esto nos obliga a evaluar qué significa tener a estos animales tan cerca de nosotros, y a pensar; ¿es posible tener un depredador en la ciudad?”, dijo Gehrt. “En el caso de los coyotes, que son tan buenos en lo que hacen, en realidad debemos reflexionarlo”.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces