Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Diciembre 4, 2012

México del Norte • Indocumentados apoyados

Unos 50 millones de personas en el mundo, según la Unicef, son “despapelados de origen”; es decir, no tienen  documentos de identidad. Esto significa, en esta modernísima sociedad, que no son “personas” desde el punto de vista de las leyes, y que obviamente no son “ciudadanos”, por aquello de que cualquier cosa que se trate de hacer en la vida requiere de algún tipo de identificación.

“No puedes entrar a la escuela, sacar credencial de elector, tener servicios de salud o recibir beneficios públicos”, dice Oscar Ortiz, director general en México de la organización internacional Be Foundation. En pocas palabras “No tienes derecho a tener derechos”, aunque la Convención Internacional de los Derechos del Niño establece como primer derecho el tener nombre y nacionalidad.

Un montón de esas personas, como sabe el lector, son mexicanos que viven en Estados Unidos. Jóvenes o viejos, hombres y mujeres, cuya mejor identificación es la identificación de la fábrica que los explota, y que no les sirve más que para cambiar un cheque de salarios a cambio de una fuerte comisión.

Por eso es loable una petición que hizo el Senado de la República la semana pasada, de que se apoye a los jóvenes mexicanos radicados en Estados Unidos y que no tienen documentos, para que puedan beneficiarse del llamado DACA, el Programa de Acción (Deportación) Diferida, que le daría permisos de trabajo por dos años a algunos indocumentados.

Pide el Senado a la Secretaría de Relaciones Exteriores y al Ejecutivo que “realice las gestiones pertinentes para exentarlos del pago de la matrícula consular y del desembolso de 465 dólares por concepto de solicitud de dicho programa”. No estaría mal, aunque saldría caro. Ahí va a torcer la puerca el rabo, porque no creo que Relaciones Exteriores suelte 6 mil millones de pesos para los expatriados.

Para mí que saldría más barato tratar el problema (al menos para el futuro), desde su origen, en México.

Resulta que la despapelada comienza allá. Según el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, unos 12 millones de mexicanos “no existen”, porque no tienen acta de nacimiento.

Otro documento, del Banco Interamericano de Desarrollo, pone la cifra en 14.2% de la población menor de cinco años, es decir, unos 600 mil niños al año que son registrados ante el gobierno.

“El registro es particularmente difícil en las zonas más pobres, con el agregado de que si no se registra al niño antes de los 6 meses de nacido, los papás tienen que caerse con multas entre 300 y 800 pesos”, señala Ortiz. “Son personas invisibles, no-personas, y su estatus jurídico es inferior al de un animal o un objeto. Los celulares, los carros y hasta el ganado están registrados, pero una persona sin acta de nacimiento está por debajo de ese nivel”, agrega.

Habría que recomendarles a los Senadores que en vez de andar haciendo “peticiones” a Relaciones Exteriores y al Ejecutivo, se pongan las pilas y cambien las leyes que impiden a la gente registrarse en México.

Saldría más barato y remediaría buena parte de los problemas que enfrenta nuestra población de este lado por la falta de papeles, no solamente los gringos, sino los mexicanos…

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces