Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Diciembre 2, 2014

La OPEP no recortará producción de petróleo, lo que beneficia al Golfo Pérsico en desmedro de los países menos influyentes del grupo

La OPEP mantuvo su producción de petróleo sin cambios, lo que constituyó una victoria para los productores del Golfo Pérsico, liderados por Arabia Saudita, frente a los miembros menos fuertes del grupo que pedían medidas para detener la caída de los precios del crudo.

Tras la decisión del grupo, el petróleo Brent cayó más de 4 dólares a 73,50 dólares por barril, ante las expectativas de una enorme sobreoferta global en los próximos meses.

En su comunicado, la OPEP no hizo mención a reuniones extraordinarias o a la necesidad de que los miembros dejen de sobreproducir, en un cambio importante en las políticas del grupo que usualmente ha mantenido la unidad para defender los precios del crudo.

“Fue una gran decisión”, expresó el ministro del Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, al salir de la reunión, que duró cerca de cinco horas.

Al ser consultado si la OPEP había decidido no reducir la producción ni cambiar las políticas actuales, respondió: “Eso es correcto”. La producción del grupo es de 30 millones de barriles por día.

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Rafael Ramírez, se fue de la reunión visiblemente molesto y declinó a formular comentarios sobre la decisión.

Los países del Golfo Pérsico dejaron en claro que están listos para soportar los bajos precios que están golpeando a sus socios en la OPEP como Venezuela e Irán, que presionaron por recortes de producción para estabilizar al mercado y aliviar la presión sobre sus presupuestos estatales.

Una guerra de precios también perjudicaría fuertemente el mayor exportador fuera de la OPEP, Rusia, que chocó con Arabia Saudita por el apoyo de Moscú al presidente sirio.

Si el grupo redujera la producción sin una acción similar por parte de sus competidores, perdería más participación de mercado frente a sus rivales, incluyendo a los productores de esquisto de América del Norte.

Gracias a sus grandes reservas de divisas, Arabia Saudita y otros productores del Golfo Pérsico podrían aguantar por un tiempo este tipo de batalla, que provocaría una mayor baja de los precios. Sin embargo, a los países miembros de la OPEP que no cuentan con ese respaldo les resultaría mucho más difícil.

Una guerra de precios podría restar competitividad a algunos proyectos futuros de esquisto debido a los altos costos de producción, lo que aliviaría las presiones competitivas sobre la OPEP a largo plazo.

La bonanza del petróleo de esquisto en América del Norte tomó por sorpresa a muchos miembros de la OPEP.

“Estados Unidos está produciendo de una manera muy mala. El petróleo de esquisto es un desastre desde el punto de vista del cambio climático”, había dicho Ramírez, representante de Venezuela ante la OPEP.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces