Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Diciembre 1, 2015

Los resultados de la pobreza en EE.UU.

pobrezaAunque EE.UU. es uno de los países más ricos del mundo, también sufre de pobreza y, entre los más afectados por ella, se encuentran los grupos minoritarios: hispanos, afroamericanos y mujeres.

 Según la Oficina del Censo, el ingreso promedio de los hispanos es de unos  US$ 42,500. Entre los hispanos el nivel de pobreza es del 23.6%. Porcentaje que aún es alto, aseguran expertos. Un nuevo estudio realizado por el Instituto Pan para el Mundo muestra que el año pasado el hambre y la inseguridad alimentaria aumentaron los gastos sanitarios del país a US$ 160 millones.

«En ninguna otra parte se perciben tanto los costos del hambre y de la inseguridad alimentaria como en la asistencia sanitaria», manifestó David Beckmann, presidente de Pan para el Mundo. «El acceso a alimentos nutritivos es esencial para el crecimiento y el desarrollo saludable, y puede prevenir la necesidad de cuidado de salud costoso. Muchas enfermedades crónicas - las principales causas de la mala salud y las más importantes impulsoras de los altos costos de asistencia sanitaria - están relacionadas con la dieta», añadió.

Lo que se destaca de este estudio es que la pobreza se suma a la mala alimentación, las enfermedades y todo eso termina en los altos costos de salud.

 En el país, 47 millones de personas viven en pobreza, un país con una población de 318 millones de habitantes. Es decir, 15 de cada 100 son pobres. Aunque según la Oficina del Censo los niveles han mejorado después de la recesión de 2008.

La inseguridad alimentaria está vinculada a tasas elevadas de depresión, enfermedades cardiovasculares, alta presión, diabetes, y otros problemas de salud física y mental. Los programas de asistencia alimentaria como SNAP (anteriormente conocido como el programa de cupones para alimentos) y los almuerzos escolares ahorran dinero a largo plazo, pues impulsan mejoras en la educación y la salud.

 «El antiguo dicho de que una onza de prevención vale una libra de sanación jamás ha sido más relevante», opinó Asma Lateef, directora del Instituto Pan para el Mundo. «Las inversiones en los programas federales de nutrición son imprescindibles, y más se tiene que hacer para garantizar que las comunidades vulnerables y marginadas tengan acceso a alimentos nutritivos», agregó.

 Es por eso que organizaciones cabildean para solicitar más fondos de ayuda a los más necesitados y así parar la cadena de resultados de la pobreza. Es mejor prevenir que lamentar, según la organización.

 Los fondos del Gobierno que se podrían utilizar para la educación y contribuir a la deuda nacional se gastan en salas de emergencia y hospitales según el estudio. 

 Pan para el Mundo asegura que el fin del hambre permitiría que millones de personas mejoraran en el nivel educativo, que fueran más productivas en el trabajo y también tendrían una vida más saludable.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces