Inicio

elpuentenewspaper

 

  • Edición impresa de Diciembre 1, 2015

México del Norte • Pa' Fuera ...

¡Buenas noticias!

La Migra dejó salir de la cárcel a casi 1,800 inmigrantes, dentro de un grupo de unos 6 mil prisioneros que por no ser de carácter violento ni representar un peligro para la sociedad, no tiene sentido mantener en las cárceles del país.

El afortunado grupo de ex carcelarios debe su libertad a una cosa llamada “Comisión de Sentencias del Gobierno”, que hace un año tomó la decisión de reducir las sentencias por delitos menores relacionados con la tenencia, consumo o venta de drogas.

Además, para fortuna de los involucrados, la Comisión de Sentencias tomó también la decisión de que la reducción de condenas fuera retroactiva; es decir, que tomara en cuenta todo el tiempo que los presidiarios ya llevaban en la cárcel, en vez de beneficiar solamente a los nuevos sentenciados.

La decisión no es de pura buena onda, claro. Tiene que ver con el sistema de criminalización de todo el mundo, jóvenes, negros, latinos, inmigrantes y en general pobres, para hacer negocios con su encarcelación. La cosa es que arrestan a tantas personas que ni las cortes ni los jueces ni las cárceles dan abasto, y la Comisión de Sentencias simplemente decidió que es más barato dejar en libertad a los presos menos peligrosos que construir más cárceles.

Según datos de la Migra, 1,798 de los 6 mil liberados son inmigrantes que estaban presos por venta y tráfico de drogas. Es la excarcelación más grande que haya tenido lugar en la historia del país.

¡Malas noticias! A los tres días, casi 800 inmigrantes estaban bien fuera, tan fuera que estaban fuera de Estados Unidos.

Sucede que 42 de cada 100 ya tenían órdenes de deportación encima. En números, fueron 763 migrantes con órdenes de deportación, que prácticamente pasaron derechito de la cárcel al extranjero.

Según dicen, la Migra aprovechó el tiempo que los inmigrantes pasaron en la cárcel, para “agilizar” sus procesos de deportación.

La contradicción obvia es que el mandato de sacarlos de la cárcel es porque no representan un peligro para la sociedad, para la seguridad nacional o para los bienes y propiedades individuales del país.

Pero para las leyes migratorias eso vale sorbete. Drogas son drogas y cualquier delito con drogas implica que hay que deportar al inmigrante y no hay chance ni de pedir perdón ni de pedir ayuda.

Y tampoco importan los papeles. Note nuestro lector que en todo este escrito no hemos dicho “indocumentado”. No es error. Es adrede. Tener papeles o no tampoco hace diferencia para la Migra. En miles de casos, los deportados han sido inmigrantes que son residentes legales, y que cometieron el “crimen” hace décadas, porque para efectos de la Ley de Inmigración, también hay retroactividad.

Los otros 1,026 excarcelados tampoco están libres. Los trasladaron a centros de detención de la Migra mientras “se evalúa” si deben ser deportados.

Lo más trágico del caso es que la decisión de la Comisión de Sentencias es parte de un programa pomposamente llamado “Reforma de la Justicia Penal”, y que el Comité Judicial del Senado aprobó para reducir sensiblemente las sentencias por delitos menores.

Según Barack Obama, “el sistema de justicia criminal debe tratar a la gente de forma justa, sin importar su raza, riqueza o estatus social”. Lo único que le faltó es “estatus migratorio”…

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces