Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Diciembre 15, 2015

• La Columna • El colesterol alto sigue siendo una amenaza

Uno de cada 8 estadounidenses adultos continúa teniendo altos niveles de colesterol, de acuerdo con un informe revelado días atrás por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (CCHS), de los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Según los expertos involucrados con el estudio, aun cuando es evidente que muchos están haciendo un esfuerzo por mejorar sus niveles de colesterol, es inconmensurable lo que falta por hacer.

El problema es que, como lo recalca Gregg Fonarow, profesor de Cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles, “el colesterol alto es uno de los mayores generadores de enfermedades del corazón”. Cuanto más altos sean los niveles del llamado “colesterol malo” en nuestra sangre, más importante es nuestro riesgo de enfermar del corazón o tener un ataque cardíaco, explica el experto en el boletín del Instituto Nacional de Salud.

La buena noticia es que está demostrado que la aplicación de ciertos tratamientos y la adopción de un estilo de vida saludable, en el que la dieta es fundamental, pueden ayudar a disminuir los riesgos. Y es que, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), cerca de la mitad de los hispanos adultos con colesterol alto ignoran que padecen ese problema y por lo tanto no saben qué hacer con él.

Así las cosas, es muy importante recordar que el problema de tener altos niveles de “colesterol malo” o grasa en la sangre es que las arterias pueden bloquearse, ocasionando un infarto.

Como el colesterol alto no genera síntomas, es importante hacerse los exámenes de rigor periódicamente y seguir las instrucciones médicas que generalmente implican seguir un tratamiento específico y llevar un estilo de vida y una dieta sana.

Sin embargo hay ciertos lineamientos que pueden ayudarnos a mantener en los niveles adecuados nuestro colesterol, como ejercitarse, no fumar y disminuir drásticamente el consumo de grasa, sobre todo de las saturadas. El consumo de proteínas es fundamental. Carnes, productos lácteos, almendras, granos y guisantes están en ese grupo. Recuerde que las carnes deben ser magras, es decir, tener la menor cantidad de grasa animal posible.

En toda dieta saludable las verduras o vegetales y las frutas tienen un papel protagónico. En algunos casos, sobre todo entre los adultos mayores, es recomendable disminuir la cantidad de sodio que se ingiere, ya que aun cuando el consumo de sal no afecta  los niveles de colesterol, favorece la retención de líquidos e influye negativamente en la presión arterial.

Así que, si no lo ha hecho todavía, ya es tiempo de chequear su colesterol y, tenga la edad que tenga, recordar que la prevención es la clave. Nunca es tarde para adoptar un estilo de vida saludable.


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces