Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Octubre 16, 2018.

Reporte encuentra que más de 124 millones de estadounidenses viven cerca de amenazas tóxicas

Hay probabilidades de que usted o alguien que conozca viva cerca de una instalación de químicos potencialmente peligrosos, sin siquiera saberlo.

Un nuevo mapa interactivo y reporte de la Alianza de Salud para la Justicia Medioambiental identifica a 12,000 de estas instalaciones que presentan riesgos para la salud y seguridad. Basado en el reporte, 124 millones de estadounidenses viven con la amenaza de daños, el 39 por ciento de la población del país.

Eric Whalen, coordinador comunitario de la Alianza, dijo que el mapa es una llamada de alerta para aquellos que lo revisan.

“Muchas personas simplemente no están al tanto de que hay más de 12,000 instalaciones químicas en Estados Unidos, en barrios y poblaciones de toda la nación, que podrían explotar en cualquier momento, o emitir gas venenoso, y hasta en algunos casos matar a miles de personas”, señaló Whalen.

El análisis sugirió que 125,000 escuelas y 11,000 establecimientos médicos son vulnerables de padecer un desastre químico. Al respecto, recomendó que el público fuera comunicado de estos peligros potenciales y, cuando sea posible, que lo riesgos sean eliminados o reducidos.

Whalen notó que los accidentes o “casi accidentes” no son raros, como lo que sucedió en la Refinería Torrance afuera de Los Ángeles, cuyo propietario es Exxon Mobil. Una explosión en el 2015 estuvo cerca de causar una colisión entre un pedazo inmenso de ducto con un contenedor de acido fluorhídrico. Si el metal hubiera golpeado el químico, los expertos afirman que miles de personas hubieran muerto o enfermado.

Sally Hayati, presidenta de la Alianza de Acción ante la Refinería Torrance, está luchando para que la planta utilice químicos más seguros que, según su grupo, ya están siendo usados en otras instalaciones.

“Para los que estamos informados queremos eliminarlo, es un peligro innecesario”, resaltó Hayait, y agregó: “Solo que es difícil para la gente reconocer un peligro antes de que suceda. Tenemos que reconocer que este es un riesgo que simplemente no debe ser tolerado”.

Aunque las instalaciones peligrosas ponen en riesgo a todo aquel que quede cerca, Whalen destacó que algunas poblaciones y barrios están afectados de manera desproporcionada.

“Las personas de color y los pobres se encuentran en mucho mayor riesgo. Ellos lidian con la contaminación diaria que emiten estas instalaciones. En promedio, viven más cerca de estas instalaciones, así que tienen mayores probabilidades de enfrentar un desastre químico. Desafortunadamente, también sufren un riesgo más alto de cáncer y enfermedades respiratorias”, explicó.

La administración Trump intentó recientemente bloquear la actualización del reglamento diseñado para mejorar la prevención de desastres químicos en más de 12,000 instalaciones reguladas bajo un programa conocido como el Plan de Manejo de Riesgos. La movida fue vencida por la Alianza de Salud para la Justicia Medioambiental y otros grupos que demandaron con éxito para instaurar mejoras de seguridad.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces