Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Septiembre 1, 2015

El asesinato de dos periodistas reaviva el debate sobre las armas en EE.UU.

El crimen tuvo lugar poco antes de las siete de la mañana, momento en que Alison Parker y Adam Ward entrevistaban a una mujer en un centro comercial en Moneta

Estados Unidos vivió el pasado miércoles otra jornada trágica por un tiroteo en plena calle, esta vez el asesinato de dos jóvenes reporteros de televisión a manos de un exempleado de la misma cadena local para la que había trabajado con un nombre falso. Las imágenes del crimen en plena conexión en directo, difundidas  por  las  televisiones  y  las  redes  sociales, agrandaron aún más el tremendo suceso. Horas antes de suicidarse al verse acorralado por la Policía, Vester Lee Flanagan descerrajó al menos siete tiros, primero sobre Adam Ward, cámara de 27 años, y después sobre Alison Parker, periodista de 24, quien no pudo zafarse del ataque pese a intentar la huida.

El brutal crimen tuvo lugar poco antes de las siete de la mañana, momento en que Alison y Adam entrevistaban a una mujer en un centro comercial en Moneta, estado de Virginia. La entrevista a Vicki Gardner, directora ejecutiva de la Cámara Regional de Comercio de Smith Mountain Lake, discurría con normalidad.  

Como se aprecia, y en parte se intuye, en las imágenes captadas por el propio cámara, Flanagan  se  le  acercó  por  la  espalda  y  abrió  fuego  contra él  primero, quien cayó desplomado al suelo pero pudo seguir grabando unos segundos. De forma que el vídeo muestra cómo Alison Parker abandona la entrevista y huye profiriendo gritos de pánico, mientras se escuchan los disparos que acabarían con su propia vida. En el tiroteo también recibió un balazo en la espalda la entrevistada, quien fue trasladada al hospital e intervenida quirúrgicamente más tarde.

Después de algunas horas de huida, hacia las once y media de la mañana, Vester  Lee  Flanagan  fue  interceptado  en  la  carretera  nacional  I-­66. Según el relato oficial de la Policía estatal de Virginia, el coche que conducía el asesino se salió de la carretera y chocó. Cuando los agentes se acercaron al coche, Flanagan se pegó un tiro en la cabeza. Minutos después, era conducido en estado crítico al hospital más cercano, donde fallecería.

La Policía investiga si fue el propio Flanagan u otra persona quien después del crimen, utilizó su perfil falso en Facebook, con el mismo nombre con el que había trabajado para la emisora, Bryce Williams, para  difundir  su  crimen. Unas imágenes que fueron posteriormente retiradas por la Policía.

Tras conocerse la noticia, arreció la polémica sobre el uso de las armas de fuego, y la  Casa  Blanca  volvió  a  insistir  en  la  necesidad  de  cambiar  la legislación  para  asegurar  «un  mayor  control». En una conferencia de prensa, Josh Earnest, el portavoz de la Casa Blanca, sostuvo que «hay algunos temas de sentido común que sólo el Congreso puede resolver y que sabemos que permitirían reducir la violencia en este país».

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces