Inicio

elpuentelocales

  • Edición impresa de Noviembre 20, 2018.

Estudios revelan un futuro inestable para los jóvenes de Indiana que crecieron en el sistema de hogares temporales

Un nuevo estudio descubre la inestabilidad que enfrentan los jóvenes de Indiana que se encuentran en hogares de acogida, y los resultados negativos que experimentan en su transición hacia la adultez.

Fostering Youth Transitions, un informe emitido por Annie E. Casey Foundation, mostró que el estar de un hogar de acogida a otro, los ambientes inestables, y dejar el sistema temporal antes de encontrar una familia permanente puede crear barreras para el bienestar de las personas jóvenes. Brent Kent, presidente y director general de la organización activista para los jóvenes en hogares temporales Indiana Connected by 25 dijo que entre las dificultades se suman la seguridad de educación, empleo y vivienda.

“Entre los jóvenes que salen del sistema por edad en el Midwest, uno de cada cinco serán vagabundos en los siguientes dos años después de dejar la custodia del estado. Sólo un cincuenta por ciento tendrán empleo a los 24 años, y un 58 por ciento habrán obtenido un diploma de escuela medio superior o GED para la edad de 19 años”, enumera.

El reporte notó que estos retos son exacerbados si se tiene en cuenta la raza, ya que los jóvenes de color entran al sistema de acogida en mayor cantidad que sus contemporáneos blancos y son más propensos a experimentar más asignaturas. Un 18 por ciento de los niños de Indiana dentro del sistema de hogares temporales tienen entre 14 y 18 años, y uno de cada tres saldrán del sistema por mayoría de edad.

Leslie Gross es directora de la iniciativa Jim Casey Youth Opportunities Initiative, la cual trabaja específicamente para mejorar la experiencia de los jóvenes de 14 años y mayores dentro del sistema. Afirma que mayor información, políticas y prácticas pueden brindarles a los jóvenes de acogida una mayor oportunidad en la vida.

“Todos los jóvenes, sin importar la raza, etnicidad o código postal merecen relaciones, recursos y oportunidades para asegurar su bienestar y éxito”, expresa Gross. “Así que sabemos que debemos trabajar con las comunidades y otros interesados para cambiar lo que está sucediendo con los jóvenes de color”, añade.

En Indiana continúan los esfuerzos por extender la edad de tutela del estado a 21 años, y los servicios posteriores a 23, lo cual le daría a los jóvenes más tiempo para terminar la escuela medio superior e inscribirse a la Universidad antes de quedar solos.

“Hoy en día en Indiana, como en muchos otros estados, ni siquiera se conoce la tasa de graduación de los jóvenes bajo tutela del estado. Ahora, estos chicos están bajo custodia estatal. El estado tiene que ser un padre prudente y hacerse cargo de sus resultados educativos”, asevera.

Por eso defiende que los jóvenes en hogares de acogida sean identificados como un “grupo estudiantil vulnerable”, para que las escuelas tengan que desarrollar estrategias específicas para ayudar a cubrir sus necesidades educativas.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces