La EPA quiere que se eliminen todas las tuberías de agua potable con plomo en 10 años. ¿Pueden hacerlo las empresas de servicio público de Indiana?

La Agencia de Protección Medioambiental quiere que las empresas de agua potable se deshagan de todas sus tuberías de plomo en una década. Así lo establece la nueva norma sobre plomo y cobre que la agencia anunció la semana pasada.

Kristin Bean es la directora ejecutiva de la Alianza de Aguas Rurales de Indiana. La alianza ha estado trabajando con las comunidades para ayudarles a inventariar sus tuberías de plomo de forma gratuita.

Los inventarios deben entregarse a la E-P-A antes del otoño del año que viene y la norma propuesta exigiría su actualización periódica. Según Bean, el mero hecho de encontrar tuberías de plomo puede suponer un reto para las empresas rurales de suministro de agua, ya que algunas de ellas no disponen de buenos registros de dónde se encuentran. Dice Bean:

“Es costoso excavar el suelo y echar un vistazo para ver dónde están”.

Y una vez que las encuentran, Bean dice que las comunidades rurales a menudo carecen de personal para solicitar subvenciones estatales y federales para pagar la sustitución de las tuberías de plomo – por lo que la alianza está ayudando con eso también. El gobierno federal ha destinado 50,000 millones de dólares para mejorar las infraestructuras de agua y saneamiento, de los que casi la mitad pueden utilizarse específicamente para sustituir las tuberías de plomo. Para las grandes empresas de servicios públicos, esto puede no ser suficiente.

Según un portavoz de Citizens Energy, sustituir todas las tuberías de plomo de Indianápolis costará unos 500 millones de dólares.

Este artículo fue publicado originalmente por WVPE.