El Fiscal General de Indiana Todd Rokita advierte a las familias en Indiana sobre los recientes secuestros cibernéticos

Después de que recientes y desgarradoras historias de secuestros cibernéticos hayan surgido en los EE.UU., el Fiscal General Todd Rokita presiona a las familias de Indiana para que tengan cuidado con las falsas amenazas de rescate. 

“Este tipo de ataque se dirige en gran medida a nuestros estudiantes cuando viajan al extranjero”, dijo el Fiscal General Rokita. “Estos estafadores maliciosos están dispuestos a embaucar y aterrorizar a las familias mientras crean un falso atraco de secuestro – todo para convencerlos de entregar su dinero duramente ganado”.

El cibersecuestro se produce cuando se engaña a las víctimas para que paguen un rescate para liberar a un ser querido que creen amenazado de violencia o muerte. En realidad, los cibersecuestradores no han secuestrado a nadie, sino que han obtenido una foto de la supuesta persona sola en un lugar apartado. 

Las preocupantes fotos se utilizan para crear la ilusión de que una persona ha sido secuestrada y necesita ayuda inmediata. Una vez que los familiares o amigos reciben esta información, se les pide que envíen inmediatamente el dinero del rescate. 

Según el FBI, estos casos son extremadamente difíciles de investigar, ya que las llamadas suelen proceder de fuera del país.

Este delito suele producirse cuando los familiares no pueden rastrear la ubicación de la persona, ponerse en contacto con ella o verificar su seguridad.

“No dude en ponerse en contacto con nuestra oficina si sospecha o es testigo de este tipo de delito”, dijo el Fiscal General Rokita. “Nuestra División de Protección al Consumidor se dedica a ayudar a los Hoosiers cuando se enfrentan a estas situaciones devastadoras.

Cuando su ser querido está siendo amenazado, es su instinto natural saltar a su ayuda, pero también tenemos que estar informados de las estafas más recientes.”

Sugerimos lo siguiente:
– Esté alerta de las llamadas entrantes procedentes de un prefijo exterior, a veces de Puerto Rico con los prefijos (787), (939) y (856).
– Esté alerta de llamadas que no proceden del teléfono de la presunta víctima secuestrada.
– Esté alerta de personas que llaman que hacen todo lo posible por mantenerle al teléfono.
– Esté alerta de personas que llaman que le impiden llamar o localizar a la víctima “secuestrada”.
– Esté alerta de dinero de rescate que sólo se acepta a través de un servicio de transferencia bancaria.  

Si recibe una llamada telefónica de alguien que exige el pago de un rescate por una víctima secuestrada, debe tener en cuenta lo siguiente:
– Intente frenar la situación. Solicite hablar directamente con la víctima. Pregunte: “¿Cómo sé que mi ser querido está bien?”.
– Si las personas que llaman no le dejan hablar con la víctima, pídales que describan a la víctima o que describan el vehículo que conduce la víctima, si procede.
– Preste atención a la voz de la víctima secuestrada si habla.
– Intente llamar, enviar mensajes de texto o ponerse en contacto con la presunta víctima a través de las redes sociales. Solicite a la víctima que devuelva la llamada desde su teléfono móvil.
– Mientras permanece en la línea con los presuntos secuestradores, intente llamar a la presunta víctima de secuestro desde otro teléfono.
– Para ganar tiempo, repita la petición de la persona que llama y dígale que está anotando la petición, o dígale que necesita tiempo adicional para satisfacer sus demandas.
– No desafíe directamente a la persona que llama ni discuta con ella. Mantenga la voz baja y firme.
– Pida al presunto secuestrador que permita que la víctima le devuelva la llamada desde su teléfono móvil.
– Lo antes posible, avise al departamento de policía local.

Para más información, visite indianaconsumer.com o llame al (800) 382-5516.